Obama asume responsabilidad por errores en los servicios de seguridad de EU

jueves, 7 de enero de 2010

WASHINGTON, 7 de enero (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asumió este jueves toda la responsabilidad del error sistémico en los servicios de seguridad, luego de que el joven nigeriano, Umar Farouq Abdulmultallab, fracasó en su intento de hacer explotar un avión en Detroit, el pasado 25 de diciembre.
“Como presidente tengo la solemne responsabilidad de proteger a nuestra nación y a su gente, y cuando falla el sistema es mi responsabilidad”, dijo Obama en la Casa Blanca, al dar a conocer el resultado de las investigaciones que ordenó realizar para determinar las causas que permitieron al nigeriano eludir los sistemas de seguridad.
El mandatario estadounidense destacó que no obstante que el padre de Abdulmultallab reportó a la embajada de Estados Unidos en Nigeria, en noviembre pasado, que su hijo podría estar ligado a grupos fundamentalistas radicales de Yemen, las agencias de seguridad y antiterroristas “no ataron los cabos” y se quedaron cortas en tres áreas para colocar al nombre del nigeriano en la lista de personas sospechosas de terrorismo.
En primer lugar, dijo, “pese a que nuestros servicios de inteligencia tenían mucha información sobre una organización de Yemen afiliada a Al-Qaeda y que estaba reclutando a personas para atacar a Estados Unidos, los agentes de inteligencia no le dieron seguimiento a esto ni priorizaron aspectos particulares relacionados con un posible ataque a nuestro país”.
La segunda área donde se cometieron errores, explicó, fue en el análisis de la información de inteligencia que directamente se vio influida por el error de no darle seguimiento a las pistas de los planes de ataque de al-Qaeda en Yemen.
“Si se hubieran atado los cabos, la información de inteligencia hubiese revelado que Abdulmultallab planeaba llevar a cabo el ataque”, subrayó el mandatario estadounidense.
Y agregó que un tercer error fue no analizar y actualizar la lista integrada por personas sospechosas de tener lazos con el terrorismo, “lo que dio como resultado que el nombre de Abdulmultallab no fuera colocado en ese listado de personas que tienen prohibido volar a Estados Unidos”.
Frente a las exigencias y críticas del sector conservador de la sociedad estadounidense, en particular del partido republicano, por no haber prevenido el incidente del 25 de diciembre, Obama no sólo asumió la responsabilidad del caso, sino que también delineó nuevos mecanismos de seguridad para prevenir atentados terroristas.
Así, para corregir los errores, anunció que ya había emitido una orden a todos los sistemas de inteligencia para que se asignen responsabilidades específicas en la investigación de todas las pistas para los casos de las amenazas más importantes. Dicha orden implica dar seguimiento a las pistas y actuar en consecuencia para evitar cualquier incidente de terrorismo.
“Debemos de darle seguimiento a todas las pistas que recolectamos hasta desmantelar los complot, y eso requiere la asignación de líneas claras de responsabilidad”, advirtió Obama.
Asimismo, ordenó a las agencias de inteligencia que distribuyan con más celeridad y de manera apropiada todos los reportes de información de inteligencia que contengan datos concernientes a posibles ataques a Estados Unidos, además de fortalecer los sistemas de análisis y la cuantificación de la información sobre la lucha contra el terrorismo, a fin de hacer una integración apropiada de los datos para darles seguimiento.
“También ordené un esfuerzo inmediato para fortalecer los criterios que se utilizan para definir los nombres de las personas que se integran a la lista de sospechosos de terrorismo, pero especialmente a los que se añaden a la lista de las personas con prohibición de vuelo”, puntualizo el presidente.
En tanto, la Casa Blanca explicó que la  aplicación de los mandatos y reformas que ordenó el presidente permitirán una mejor comunicación y coordinación entre las agencias estadounidenses encargadas de prevenir actos terroristas.
Para instrumentar los cambios a los sistemas de espionaje y seguridad, Obama adelantó que se destinarán mil millones de dólares, de donde saldrán los fondos para instalar en los aeropuertos de Estados Unidos equipo de supervisión electrónica a la que se deberán someter todos los pasajeros, quienes bajo este tipo de escaneo no podrán esconder nada, ni siquiera en su ropa interior, como lo hizo Abdulmultallab con los explosivos.
Después del informe que presentó el presidente Obama, Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior, y John Brennan, subdirector del Consejo Nacional de la Casa Blanca, dieron una conferencia de prensa en la que detallaron las fallas en lo que respecta al caso Abdulmulatallab.
Napolitano y Brennan confirmaron que aunque el Departamento de Estado entregó a tiempo a las agencias de seguridad en Washington el reporte con las declaraciones y alertas que presentó el padre Abdulmultallab en la embajada en Nigeria, lo único que hizo el Centro Nacional Antiterrorista fue añadir el nombre del joven nigeriano a la lista de las personas sospechosas de tener lazos terroristas, misma que está conformada por más de medio millón de nombres.
Al respecto, Obama aclaró que ante la amenaza del terrorismo, no existen soluciones a prueba de fallas.
“Mientras nosotros desarrollamos nuevos procedimientos y tecnologías para revisión de pasajeros y equipajes, nuestros adversarios buscan modos de eludirlos… en esta contienda sin fin para proteger a nuestro país, debemos estar un paso adelante de los adversarios”, añadió.

Comentarios