Ni perdón ni olvido para sublevados en Ecuador

viernes, 1 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 1 de octubre (apro).- Una vez superado el intento golpista en Ecuador, el presidente Rafael Correa sentenció que no habrá ni perdón ni olvido para los sublevados, por lo que este viernes, la fiscalía ecuatoriana inició las investigaciones para dar con las “raíces” de la revuelta, anunció hoy el canciller Ricardo Patiño.

    En conferencia de prensa, Patiño dijo que aunque el presidente Correa emergió triunfante del intento de sublevación de policías y militares, es temprano para “cantar victoria totalmente”, pues aun cuando está superada la situación, es necesario “buscar las raíces por ahí y extraerlas”.

    El canciller ecuatoriano reveló que las investigaciones para dar con el origen de la instigación y con los autores intelectuales se iniciaron este viernes con la comparecencia de tres coroneles.

    Por separado, el ministro de Justicia, José Serrano, secundó las declaraciones del canciller, al advertir que se buscará castigar penalmente a los policías y militares sublevados, informó la agencia de noticias AP.

    Paralelamente, este viernes el jefe de la Policía ecuatoriana, Freddy Martínez, renunció a su cargo como consecuencia de la revuelta, pero antes pidió al presidente Correa que revise la ley que detonó la inconformidad.

“Un comandante irrespetado, un comandante maltratado, agredido por sus subalternos, no puede quedarse al frente de ellos", dijo Martínez al hacer pública su renuncia.

"Ayer fue un día lamentable, crítico, caótico, hubo desorden por doquier, pero el hecho es muy lamentable, doloroso, me apena terriblemente", añadió.

El intento de golpe de Estado dejó un saldo de tres muertos y 167 heridos, según informes del gobierno federal.

El presidente Correa nombró al general Florencio Ruiz titular de la Policía ecuatoriana, quien de inmediato anunció que se realizará una investigación al interior de la corporación “con mayor profesionalismo, y dando oportunidad a la defensa y al debido proceso", para dar con los responsables del alzamiento.

Intento de asesinato

De acuerdo con la agencia de noticias del gobierno de Ecuador, Andes, el grupo de policías y militares sublevados intentó asesinar al presidente Correa cuando era trasladado, a bordo de una camioneta todo terreno blindada, del hospital donde permaneció retenido 11 horas hasta la casa presidencial para que retomara el poder.

El blindaje del vehículo evitó que una bala alcanzara al presidente, señaló la agencia.

“El vehículo registra cuatro impactos de fusil, tres en el capot y uno en el parabrisas, justo de lado en el que iba el mandatario", destacó Andes en su sitio de internet.

Comentarios