Cuba: arranca la segunda fase de la operación limpieza

martes, 19 de octubre de 2010

LA HABANA, 19 de octubre (apro).- En un hecho inédito en la vida política de Cuba, el gobierno del presidente Raúl Castro Ruz inició una segunda etapa de la operación “limpieza” en las cárceles de la isla liberando a presos que fueron condenados por delitos contra la seguridad del Estado.

De manera paralela, ofreció todas las facilidades a Reina Luisa Tamayo, madre de disidente fallecido en febrero pasado tras una huelga de hambre de 85 días, y al resto de su familia para que se trasladen a Estados Unidos.

El vocero de la Arquidiócesis de La Habana, Orlando Márquez Hidalgo, confirmó el pasado sábado 9 la liberación de tres presos más (Ciro Pérez Santana, Arturo Suárez Ramos y Rolando Jiménez Posada), con lo que suman 42 los disidentes liberados y trasladados a España.

Sólo faltarían 10 de los 52 que el gobierno cubano se comprometió, con la Iglesia católica de Cuba y el gobierno español que preside José Luis Rodríguez Zapatero, a liberar entre los meses de julio y octubre del presente año. 

La excarcelación de todos los disidentes se logró gracias a un diálogo entre el presidente Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega, iniciado en mayo pasado. 

Una de las condiciones impuestas por el gobierno de la isla es que deberían viajar a España.

Hasta ahora, 37 se encuentran en el país ibérico; dos más lograron visa en otros países, es el caso de José Ubaldo Izquierdo, quien viajo a Chile, y Arturo Pérez de Alejo, viajo a fines de septiembre a Miami; tres más viajan en los próximos días a la capital española.

 

Una segunda lista de reos      

 

Con la anuencia de España, el gobierno cubano y la Iglesia católica de la isla acordaron que serían liberados otro grupo de reos. Ninguno de ellos está considerado como presos de conciencia por Amnistía Internacional (AI) ni forma parte del grupo e los 52.

Según confirmó la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) y dirigentes de organizaciones opositores, todos los que aparecen en la segunda lista fueron condenados por delitos como terrorismo, intento de salida ilegal, piratería y desacato y atentado.

Nueve fueron “formalmente entrevistados e informados”, a principios de octubre, de su eventual salida de las prisiones y campos de reeducación para su traslado inmediato a España.

El pasado sábado 9, se hizo oficial que serían liberados los primeros tres presos que no son considerados de conciencia por Amnistía Internacional: Ciro Pérez Santana (61 años), Arturo Suárez Ramos (46) y Rolando Jiménez Posada (41).

Ciro Pérez Santana había sido condenado, el 6 de agosto de 1994, a 20 años por intento de salida ilegal del territorio nacional, piratería, tenencia ilegal de armas de fuego y lesiones.

Arturo Suárez Ramos fue detenido el 10 de marzo de 1987, acusado de intento de salida ilegal del territorio nacional y piratería.

El caso de Rolando Jiménez Posada es diferente. Se le acuso de revelar secretos de la Seguridad del Estado. Fue detenido en las mismas fechas (25 de abril del 2003) que los otros 52 presos considerados de conciencia, por lo cual había intervenido a su favor el cardenal Ortega.

Pero esta segunda lista de presidiarios que podrían ser liberados próximamente, está integrada por reclusos considerados de alta peligrosidad: Leudis Arce Romero, Lázaro Ávila Sierra, Francisco Reyes Rodríguez, todos ellos condenados a cadena perpetua por “terrorismo”.

Reinier Concepción García, condenado a ocho años también por “terrorismo”, al igual que Juan Francisco Marimón Gómez y Marcos A. Zayas Acanda.

En la lista aparecen tres reclusos más: Domingo Osuna Mederos, condenado a 15 años por “piratería”; Orestes Pano Viera, condenado a 6 años por “desacato y atentado” y Pavel Hernández Manfarrol, sentenciado a 6 años por “intento de salida ilegal” a través de la Base Naval de Guantánamo que mantiene de forma ilegal los Estados Unidos.

Los propios presos fueron los primeros sorprendidos cuando un oficial de la Seguridad del Estado le hizo la oferta.

En una entrevista con Radio Martí, Pavel Hernández confirmó, el 7 de octubre, que oficiales de la Seguridad del Estado le habían comenzado a llenar planillas para su excarcelación y salida hacia España.

Su expresión fue de sorpresa y asombro, dijo, por la propuesta que le había hecho el oficial en la celda de la cárcel “Kilo Cinco y Medio”, en la provincia de Pinar del Río, donde cumple su condena.

"Me dice él (el oficial de la Seguridad del Estado) que si yo desearía salir del país. Y yo le dije que de dónde había salido eso.

El me respondió que lo mandaron a preguntarme si yo y mis familiares desearían emigrar del país, no salía de mi asombro”, aseguró.

 

La madre de Zapata hace maletas

 

Reina Luisa Tamayo, madre del fallecido disidente Orlando Zapata Tamayo, muerto en febrero tras 85 días de huelga de hambre, hace maletas porque decidió exiliarse en Estados Unidos con sus cuatro hijos.

La propuesta se la hizo el 14 de octubre el propio canciller del Arzobispado de La Habana, Ramón Suárez Polcari.

“Me dijo que el gobierno había autorizado la salida de toda la familia, yo no voy mientras no me den las cenizas de mi hijo”, asegura en entrevista con corresponsales extranjeros en la capital cubana, y agrega que ella y su familia no irían a España, “nos vamos directamente a Estados Unidos”.

Viajará, señala, con cuatro hijos y sus familias (unas 10 personas en total), porque asegura que es una mujer enferma y no puede vivir en Cuba por “el acoso de las autoridades”.

Otros cinco disidentes que estuvieron presos y obtuvieron su libertad hace cinco años por problemas de salud, fueron tentados también de partir al exilio.

Entre ellos está el economista Oscar Espinosa Chepe, un hombre que trabajo al lado de Fidel Castro. La propuesta de viajar al extranjero también la recibieron Jorge Olivera, Carmelo Díaz, Roberto de Miranda y Margarito Broche.

En una carta pública, Oscar Espinosa Chepe dijo que rechazó la oferta de salir definitivamente de “mi patria”, pero que sí deseaba “poder realizar salidas temporales, o sea poder salir al exterior y tener garantía de poder regresar a Cuba”.

No serán los únicos que serán visitados por la oficialidad de la Seguridad Cubana. Según Elizardo Sánchez, vocero y dirigente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, podrían ser más de 70 el número de presos liberados desde julio hasta noviembre.

 

rm

---FIN DE TEXTO--

Comentarios