Fallece el expresidente Néstor Kirchner

miércoles, 27 de octubre de 2010

BUENOS AIRES, 27 de octubre (apro).- El expresidente de Argentina, Néstor Kirchner, falleció este miércoles a los 60 años de edad, a causa de un paro cardiorrespiratorio.

         El exmandatario argentino y secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) fue internado de urgencia, alrededor de las 8:15 horas (hora de Argentina), en el Hospital Formenti de la ciudad santacruceña El Calafate, ubicada al sur del país. Una hora después, a las 9:30 horas, las autoridades del país sudamericano confirmaron su muerte.

Los restos de Néstor Kirchner serán velados en el Congreso nacional en Buenos Aires y, según se anunció, recibirían sepultura en su ciudad natal de Río Gallegos, en la austral provincia de Santa Cruz.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dio instrucciones para que se prepare el Parlamento para los funerales de Estado en honor a Kirchner, mientras que organizaciones sociales anunciaron marchas y homenajes en su memoria.

Tras la muerte del esposo de la actual mandataria de Argentina, Cristina Fernández, presidentes, ministros y diversas personalidades políticas de América Latina y del mundo entero manifestaron su pesar.

El presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala expresaron, a nombre de México, sus profundas condolencias a la mandataria de Argentina, Cristina Fernández, por el fallecimiento de su esposo Néstor Kirchner.

En un comunicado, el Ejecutivo y su esposa subrayaron que Kirchner fue pieza clave en la puesta en marcha del Acuerdo de Asociación Estratégica suscrito entre México y Argentina.

Durante su mandato, así como en su calidad de secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas, Kirchner fue un interlocutor de excelencia y promotor de la unidad latinoamericana, por lo que siempre será recordado con afecto en México, se lee en el texto.

En tanto, en una reunión en la que los embajadores de los países miembros guardaron un minuto de silencio, la Organización de Estados Americanos (OEA) lamentó el "inesperado" fallecimiento del expresidente, y envió sus condolencias al pueblo argentino y a la familia Kirchner.

En nombre de la OEA, el presidente del Consejo Permanente, el salvadoreño Joaquín Maza, expresó "su pesar en esta jornada por el sensible e inesperado fallecimiento” de Kirchner, quien –dijo– "se caracterizó por una trayectoria política de larga data desde su juventud".

"Mi condolencia profunda al pueblo de Argentina y en particular a la presidenta Cristina Kirchner por el lamentable fallecimiento del expresidente", su esposo, dijo la representante de Ecuador, María Isabel Salvador, quien habló en nombre de los países de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), que incluye a las naciones sudamericanas y a México.

La representante ecuatoriana destacó la labor de Kirchner al frente de la Unasur, donde tuvo "un eficaz y activo rol" para la consolidación de esa organización.

Kirchner "se proyectaba como líder regional a la altura de desafíos actuales", dijo.

De su lado, la representante estadounidense, Carmen Lomellin, señaló que el expresidente argentino (2003-2007) "será recordado por su compromiso con la prosperidad del pueblo de América".

El secretario general adjunto de la OEA, Albert Ramdin, manifestó que Néstor Kirchner jugó "un papel importante” en el panorama político de su país y de la región.

"Mi delegación agradece las muestras de condolencias y pesar, las cuales serán transmitidas a la familia Kirchner, al pueblo y al gobierno argentinos", dijo por su parte el representante argentino, Martín Gómez.

En un comunicado citado por la agencia DPA, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lamentó la muerte de Kirchner y destacó su "significativo papel" en la vida política de su país y de la región.

"En nombre del pueblo estadounidense, envío mis sinceras condolencias al pueblo argentino y a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner", dijo Obama.

Néstor Kirchner "desempeñó un papel significativo en la vida política de Argentina y se había embarcado en un importante nuevo capítulo como secretario general de Unasur", destacó el mandatario estadounidense.

"Mis pensamientos y oraciones, así como los de Michelle (Obama), están con la presidenta Fernández de Kirchner y sus hijos", agregó.

 

Tres días de duelo nacional en Brasil

En Brasil, el presidente Luiz Inacio Lula da Silva decretó tres días de duelo nacional por la muerte del exmandatario argentino.

Tras un acto oficial en Itajaí, en el estado de Santa Catarina, Lula lamentó la repentina muerte de Néstor Kirchner y envió sus condolencias a la presidenta argentina Cristina Fernández.

Da Silva indicó que se enteró de la "triste noticia" por la embajada de Brasil en Argentina, tras lo cual fuentes presidenciales indicaron que está en estudio el viaje del gobernante brasileño a Buenos Aires para participar en el sepelio de Kirchner.

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, se refirió a Kirchner como un "compañero y amigo en la construcción de una América Latina sin exclusiones, con un rol fundamental en los procesos de integración en la región".

Inmediatamente después de conocer la noticia del fallecimiento, Lugo se puso en comunicación con la Cancillería para disponer la inmediata coordinación de detalles referidos a la presencia paraguaya en los funerales.

En tanto, el presidente de Chile,  Sebastián Piñera,  aseguró que la muerte de Kirchner le afecta "muy fuertemente en lo personal" y representa "una gran pérdida para todos los países de América del Sur".

Piñera anunció su asistencia a las exequias del exgobernante y declaró que él y la presidenta Fernández han desarrollado "un relación de cercana y verdadera amistad"

El canciller de Perú,  José García Belaúnde, lamentó "mucho" la noticia del fallecimiento de Kirchner, "porque era un presidente muy querido en Argentina y ha sido una figura latinoamericana como secretario general en Unasur”.

Por su parte, el expresidente de Uruguay, Luis Alberto Lacalle, envió este miércoles su pésame a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, pero recordó las "serias discrepancias" que tuvo con Kirchner, aunque luego aclaró que no era el momento de hablar sobre ellas.

"Nuestras condolencias para la señora presidenta Cristina Fernández y los mismos sentimientos al pueblo argentino", dijo Lacalle en entrevista telefónica con la agencia EFE desde Buenos Aires, a donde viajó para dictar varias conferencias esta semana.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, expresó sus condolencias a Christina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina.

"Ay mi querida Cristina... Cuánto dolor! Qué gran pérdida sufre la Argentina y Nuestra América! Viva Kirchner para siempre!!", mencionó Chávez.

En Europa, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se manifestó "profundamente conmocionado" por la muerte del expresidente argentino.

"Aún profundamente conmocionado por la triste noticia del fallecimiento del expresidente Néstor Kirchner quiero transmitirte, en nombre del gobierno español y del mío propio, mi más sincero pésame", expresó a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en el telegrama de pésame que le envió.

Rodríguez Zapatero, que se dirigió a la mandataria como "querida presidenta y amiga Cristina", quiso también transmitirle "el cariño de todo el pueblo español".

         El exmandatario español, José María Aznar, también expresó su pésame a la familia del expresidente Néstor Kirchner y en especial a su esposa.

El exlíder del conservador Partido Popular (PP, ahora en la oposición) recordó que mantuvo con Kirchner una relación propia de "personas amigas y países amigos".

Del otro lado, el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Taib Fasi Fihri, lamentó la pérdida política que para Argentina y el resto del mundo supone el fallecimiento de Kirchner.

"Naturalmente, estamos profundamente afectados por la muerte de un hombre indispensable en la escena argentina y suramericana, cuyo fallecimiento es una pérdida política para Argentina y el resto del mundo", dijo Fasi Fihri en declaraciones a EFE.

 

El joven peronista

El expresidente Néstor Kirchner, quien ya había sido intervenido de urgencia en febrero pasado, por una afección en la arteria carótida derecha y siete meses después, en septiembre, sufrió una obstrucción en una arteria coronaria, nació el 25 de febrero de 1950 en Río Gallegos, en la provincia sureña de Santa Cruz (Argentina).

Licenciado en Derecho desde 1976 por la Universidad Nacional de La Plata, ingresó al Partido Peronista en los años 70, cuando era dirigente estudiantil en ese centro universitario, donde conoció a Cristina Fernández.

Se trasladó en 1976 a Río Gallegos, donde trabajó junto con su esposa en un bufete de abogados hasta 1983. En 1982 creó el Ateneo Juan Domingo Perón. Entre 1983 y 1984 fue presidente de la Caja de Previsión Social y en 1987 fue elegido Intendente de Río Gallegos, cargo que desempeñó entre 1987 y 1991.

Elegido gobernador de Santa Cruz el 10 de diciembre de 1991, permaneció en el cargo hasta 2003, luego de modificar la ley que le impedía ser reelegido tras dos mandatos. Kirchner logró revertir el déficit de su región, rica en petróleo y recursos naturales, y la convirtió en la zona con menor desempleo.

En 1992 fue nombrado presidente del Consejo Provincial del Partido Justicialista y secretario de Acción Política del Consejo Nacional. Un año después fue designado Convencional Constituyente para la reforma de la Constitución Nacional Argentina.

En 1996 fundó la Corriente Peronista dentro del Partido Justicialista y se presentó como candidato a la Presidencia, en 2003, frente a Carlos Menem --que gobernó el país entre 1989 y 1999-- y el entonces presidente Eduardo Duhalde (2002-2003).

El 25 de mayo de ese año fue elegido presidente de Argentina. Durante la presidencia de Kirchner, Argentina creció un 8% anual. También aumentaron el salario y las pensiones mínimas, y bajó el desempleo y la pobreza.

Kirchner recondujo las negociaciones sobre la deuda, reformó la Corte Suprema de Justicia y las Fuerzas Armadas, y defendió los derechos humanos. No obstante, su presidencia estuvo salpicada por denuncias de enriquecimiento ilícito.

En enero de 2006 pagó anticipadamente al Fondo Monetario Internacional (FMI) 9.574 millones de dólares, y en 2006 presentó ante el Tribunal Internacional de La Haya una demanda contra Uruguay para detener la construcción de dos papeleras.

El 10 de diciembre de 2007 pasó el testigo presidencial a su esposa, Cristina Fernández, que había vencido en las presidenciales de octubre. Kirchner fue nombrado el 14 de mayo de 2008 presidente del Partido Peronista.

En las elecciones legislativas de 2009, Néstor Kirchner fue elegido diputado por la provincia de Buenos Aires, cargo que asumió el 10 de diciembre de 2009, aunque su lista electoral fue derrotada en la provincia de Buenos Aires por la que encabezaba  el empresario peronista disidente, Francisco de Narváez (alianza Unión-Pro).

Tras esa derrota, Néstor Kirchner renunció el 29 de junio como líder del gobernante Partido Justicialista (PJ peronista), puesto que cedió al gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli. Además, el Frente para la Victoria perdió la mayoría en el Parlamento, ya que siete de cada diez electores votaron contra el gobierno, lo que supuso la mayor derrota de la “era K”, inaugurada con Néstor Kirchner en 2003 y revalidada por su esposa en las presidenciales de 2007.

El 7 de febrero de 2010 fue sometido a una intervención de urgencia por una obstrucción en la carótida derecha. Un mes después, el 10 de marzo, Kirchner reasumió la jefatura del oficialista Partido Justicialista con la promesa de conducir a esa fuerza a un nuevo triunfo en los comicios presidenciales de 2011.

El 4 de mayo de 2010, Néstor Kirchner fue elegido secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

En ese entonces, el esposo de la presidenta argentina Cristina Fernández juró el cargo ante el Consejo de Jefes de Estado del bloque y aseguró que lo hacía "para asegurar el proceso de integración latinoamericana".

La postulación del peronista ya había sido propuesta en 2008 por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, pero entonces chocó con el veto del presidente uruguayo Tabaré Vázquez, en medio del conflicto entre Uruguay y Argentina por la fábrica de celulosa sobre el río Uruguay.

Comentarios