Venezuela: Chávez ganó... pero perdió

lunes, 4 de octubre de 2010

CARACAS, 3 de octubre (apro).- Las matemáticas electorales de Venezuela son difíciles de explicar a cualquier lector del exterior. Y es que, los resultados de las elecciones parlamentarias del pasado 26 de septiembre muestran una relación desigual: los seguidores del presidente Hugo Chávez, agrupados en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), obtuvieron 100 mil votos más que la oposición agrupada en la Mesa de la Unidad (MUD).

Sin embargo, el chavismo, como se le conoce popularmente al movimiento político del jefe de Estado, tendrá 98 diputados, mientras que los opositores sólo 65. Otros dos diputados fueron electos por el partido Patria para Todos (PPT), un colectivo político que se distanció del presidente Chávez meses atrás y que ahora también se une a la oposición para denunciar la ley electoral vigente.

El PSUV obtuvo 5 millones 423 mil 20 votos y la MUD 5 millones 320 mil 364. Pese a lo peleado de la votación, que evidencia un crecimiento de los votos opositores en Venezuela, en la cámara de la Asamblea Nacional Chávez contará con 33 diputados más.

Después de que las autoridades electorales dieron a conocer los resultados, se levantó un coro de críticas a la ley electoral, reformada hace poco más de un año gracias a la mayoría casi absoluta de la que gozó Chávez durante cinco años debido a la autoexclusión de los partidos de oposición.

“La nueva Ley Electoral sólo le da espacio para los dos extremos de la sociedad. Sus resultados en estos comicios fueron aberrantes. El PPT sacó más de 400 mil votos y sólo obtuvo 2 diputados. Eso no tiene explicación lógica”, dice a Apro José Albornoz, secretario general del PPT al hacer un balance de las elecciones, en las cuales se registró una alta participación: 63.3% de unos 17 millones de votantes.

De acuerdo con los análisis de Luis Lander, de la ONG “Ojo Electoral”, y del politólogo John Magdaleno, de haberse efectuado la elección con la ley anterior, los seguidores de Chávez y los opositores habrían quedado con bancadas parlamentarias prácticamente similares y el PPT habría obtenido el doble de diputaciones. “El mensaje de fondo que dejan estas elecciones, es que el PSUV conserva la mayoría por el impacto de la Ley”, comenta Magdaleno a Apro.

“Se ha producido un replanteamiento de los circuitos electorales de forma tal que generan dos distorsiones: a) proporcionalmente los estados menos poblados aportan mayor cantidad de diputados y los estados más poblados aportan menor cantidad de diputados; b) la modificación realizada por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en los circuitos, supone potenciar la votación del PSUV y contener la votación de la unidad opositora”, explicó en un artículo de prensa Luis Christiansen, presidente de la firma de opinión pública Consultores 21.

Pese al desbalance entre votos y escaños, la oposición celebró el resultado. Tal como señala Magdaleno a Apro, el gobierno no obtuvo la meta que fijó públicamente de obtener al menos 110 diputados para garantizarse la mayoría calificada. “Los resultados de estas elecciones significan una victoria para la oposición, pero el gobierno sigue teniendo oportunidad de legislar”, sostiene.

Debido a que el PSUV está a sólo un diputado de tener el número mágico de 99 diputados, lo cual le permitiría otorgarle poderes especiales al presidente Chávez, no pocas miradas se han concentrado –desde ya-- en el papel que jugará el PPT, debido, incluso, a la condición de antiguo aliado del gobierno venezolano. “En el parlamento, el PPT tendrá un papel importante para establecer el equilibrio. Tenemos que asumir nuestra posición con madurez y vamos a estar al lado de lo que signifique  bienestar para la sociedad. Una propuesta de Ley Habilitante (de poderes extraordinarios para el jefe de Estado) no la acompañaremos, pues significa centralización del poder y hoy no es conveniente”, dice José Albornoz a Apro.

A juicio del diputado electo Carlos Berrizbeitia, de la alianza opositora, tendrán que construir consensos mínimos para que la Asamblea Nacional designe, por ejemplo, a los representantes del resto de poderes públicos como Tribunal Supremo de Justicia, Fiscalía General, Defensoría del Pueblo, etcétera. Para ello se requieren 110 votos. “Con estas elecciones el pueblo le dio un mensaje a la dirigencia del país, le dijo que quiere diversidad, no un solo color”, dice Berrizbeitia a Apro.

Por su parte, el analista Nicmer Evans, quien se identifica con la causa política del PSUV, descartó que el resultado negativo para el partido de gobierno pueda afectar directamente al jefe de Estado. “El presidente Chávez no era candidato”, sostuvo en una declaración a la prensa, mientras que Albornoz, quien reivindica una crítica al mandatario desde la izquierda, dice que éste sí perdió. “Nos llevó a un plebiscito sobre su figura y sencillamente perdió en las urnas”, afirma.

 

De cara al 2012

El resultado electoral, que deja un mensaje con múltiples lecturas, pues también el gobierno se presenta triunfador debido al número de diputaciones, ha terminado abriendo paso a la carrera presidencial de 2012.

En su primera intervención pública tras los comicios, el 27 de septiembre, Chávez anunció su intención de ir a las elecciones del 2012 para obtener un mandato que se extienda hasta 2019. Igualmente, el nombre de dos gobernadores regionales se hizo patente al saberse los resultados, se trata de estados en los cuales la oposición mostró su fuerza: Miranda (al centro del país) y Zulia (en el extremo occidental). Tanto Henrique Capriles como Pablo Pérez, respectivamente, se mostraron triunfantes.

Para Magdaleno, en el seno del Parlamento venezolano deben esperarse años de “tensiones, choques, desacuerdos entre la oposición y el gobierno”, que tendrán como telón de fondo el escenario de la elección presidencial, para la cual la oposición debe comenzar a trabajar en unas elecciones primarias, que permitan escoger “de forma legítima y con credibilidad entre los electores” a un candidato que debe darse a conocer nacionalmente, para enfrentar a un Chávez que parece estar en campaña permanente.

Mientras tanto, Christiansen advierte que Chávez ha iniciado una nueva campaña electoral (durante su gobierno en Venezuela prácticamente cada año ocurren unos comicios) con un escenario que le es adverso. “Sólo el 40% de los venezolanos es optimista con respecto a la situación futura del país. Este indicador se encuentra cercano al punto más bajo registrado en los últimos 11 años”.

Asimismo, el presidente de Consultores 21 recalca que “sólo 37% de los venezolanos expresa agrado por la figura del presidente Chávez. En el transcurso de los últimos cuatro años se ha producido una pérdida del 21% en este indicador”.

Esta caída en la aceptación del presidente, junto con los resultados de las elecciones legislativas, han arrojado a la luz pública una faceta novedosa: pueden verse críticas y autocríticas vertidas en el portal www.aporrea.org que está claramente identificado “con el proceso bolivariano”, en donde algunos seguidores del presidente Chávez, por primera vez, le adjudican responsabilidad directa por el retroceso en el número de escaños legislativos.

 

jpa

---FIN DE NOTA----

/v/v/

Comentarios