Cuba-Unión Europea: relaciones en suspenso

viernes, 8 de octubre de 2010

LA HABANA, 8 de octubre (apro).- La decisión de una docena de presos políticos, aún en cárceles de la isla, de no aceptar viajar a España y permanecer en su país, tiene en vilo las posibles negociaciones para que la Unión Europea (UE) decida abolir la llamada Posición Común, clave para consolidar un nuevo marco en sus relaciones entre las 27 naciones del viejo continente y la isla caribeña.

Al menos 12 de los 52 presos políticos que serán liberados (39 de ellos ya se encuentran en España con más de 200 de sus familiares) son renuentes a dejar el territorio cubano, pues consideran como un “destierro” la propuesta de viajar a Madrid, una decisión que está retardando el avance de las negociaciones entre la isla y la UE.

La lista de los prisioneros que han expresado abiertamente su rechazo a la propuesta de viajar a España a cambio de su libertad, la encabezan dirigentes radicales de la oposición interna, como Pablo Argüelles Morán, Eduardo Díaz Fleitas, Arnaldo Ramos Lauzerique y Félix Navarro Rodríguez.

La situación tiene en tensión a más de un funcionario del gobierno cubano, pues la UE ha comenzado a discutir, a propuesta del gobierno español de José Luis Rodríguez Zapatero, las opciones para establecer un nuevo marco de relación con La Habana.

El pasado 30 de septiembre se inició un debate interno entre representantes de los 27 países que conforman la UE. La reunión tiene lugar en el seno del Comité para América Latina (COLAT), un órgano del Consejo de la UE.

Desde el 2 de diciembre del 1996, la UE definió el objetivo clave de sus relaciones con Cuba a través de una Posición Común, que promueve la transición a la democracia pluralista, el respeto a los derechos humanos, las libertades fundamentales y reformas de la legislación interna referente a derechos políticos y civiles.

El gobierno cubano, que encabeza Raúl Castro, rechaza la Posición Común de la Unión Europea y lo considera “injerencista”.

El ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, confirmó que la discusión inició, “de acuerdo con todos los Estados miembros de la UE”, con el fin de pensar una nueva relación con La Habana que responda “más eficazmente” al futuro de los procesos de reformas políticas, económicas y sociales" en la isla.

Expresó su preocupación por la docena de presos políticos que se niegan viajar a España. Hasta ahora ninguno de los que han expresado su deseo de seguir viviendo en la isla ha quedado en libertad.

Al comparecer el pasado 30 de septiembre ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de España, Moratinos se mostró confiado en la liberación de la totalidad de los presos políticos cubanos, incluyendo los que se niegan a dejar el país, al asegurar que existe plena garantía por parte del gobierno de La Habana de que todos los “presos de conciencia” dejarán las cárceles.

El canciller español fue más allá al pedir a todas las fracciones parlamentarias de su país la lista con los nombres de otros presos políticos que, se dice, existen en Cuba.

“Dennos nombres y no jueguen con listas del pasado, que ya no se corresponden con la realidad”, afirmó Moratinos ante la confusión que hay sobre el número de presos políticos que existen en la isla, además de los 52 que serán liberados.

Recordó que Amnistía Internacional (AI) señala que existían 87 “presos de conciencia”, y la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), confirmaba una lista de 93 presos.

Moratinos ha analizado las opciones de que la UE modifique su Posición Común sobre Cuba en el Consejo de Asuntos Generales que sesionará el próximo 25 de octubre, fecha en la que concluirá el plazo que el ministro español consiguió para la liberación de los presos políticos.

De acuerdo con información extraoficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, los presos políticos cubanos que rechacen viajar a España y decidan permanecer en la isla, serán los últimos en salir de la cárcel.

En sus negociaciones para liberar a los presos, el gobierno del presidente Raúl Castro y la Iglesia católica, encabezada por el cardenal Jaime Ortega, acordaron como obligatorio para todos los presos viajar a España.

Berta Soler, portavoz de las Damas de Blanco y esposa del preso Ángel Moya Acosta Soler, confirmó que el gobierno no ha excarcelado a los que sabe que quieren quedarse en Cuba.

“Ellos están como en una olla de presión e intentan ablandarles el cerebro para que digan que sí”, aseguró Soler en entrevista con medios extranjeros.

Laura Pollán, otra de las portavoces de las Damas de Blanco, fue más concreta: “Unos 12 presos políticos se mantienen diciendo que no se van”.

Las disidentes Damas de Blanco manifestaron su preocupación y desacuerdo con la posibilidad de que se otorguen licencias extra-penales a los presos políticos que no aceptan la condición de irse de Cuba para salir de prisión y pidieron libertad plena para ellos.

''No estamos de acuerdo. Muchos de ellos (los presos políticos) no están de acuerdo'', declaró Pollán.

Por su parte, Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, dijo que los “presos de conciencia” que aún permanecen en las cárceles, le han confirmado que se niegan viajar a España. Añadió que algunos de ellos aceptarían viajar directamente a Estados Unidos.

“Los mantienen de rehenes mientras ven qué pasa en Bruselas, en octubre, cuando la Unión Europea revisará su Posición Común sobre Cuba. El gobierno dosifica y hace lenta las excarcelaciones, arrinconando a los que no aceptan el destierro para hacerlos desistir”, puntualizó Sánchez.

 

La ruta de los presos

 

Veinte de los 39 presos políticos cubanos liberados y transportados a España decidieron vivir en Estados Unidos alegando reunificación familiar. Solicitaron, junto con más de 100 familiares, el permiso correspondiente a la embajada estadunidense en España.

Esta embajada y los servicios jurídicos de los Departamentos de Estado y de Seguridad Nacional en Washington analizan, persona por persona, las peticiones para ver si se ajustan a su legislación.

El expreso político Arturo Pérez Alejo, excarcelado hace dos meses por el gobierno cubano, fue el primero en obtener el permiso de residencia y llegó al aeropuerto de Miami el pasado 28 de septiembre.

El gobierno de Barack Obama pidió a los presos y a sus familiares realizar un listado con los nombres de todas las personas que han decidido vivir en Estados Unidos. La mayoría tiene pensado radicar en La Florida.

Cerca de dos millones de cubanos viven en Estados Unidos bajo diversas modalidades migratorias.

 

Mr

--fin de nota--

Comentarios