Gobierno dominicano establece control migratorio en frontera con Haití

jueves, 18 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 18 de noviembre (apro).- Ante el brote de cólera que ha cobrado la vida de más de mil personas en Haití, el gobierno de República Dominicana, que encabeza Leonel Fernández, decidió restringir el control migratorio en su frontera con aquel país.

"No se trata de un cierre de frontera, pero sí de establecer controles que eviten ese permanente tráfico irregular que se genera en ocasiones, a fin de que nosotros podamos garantizar la instrumentación efectiva de los controles sanitarios que se han dispuesto", dijo el vicealmirante dominicano Sigfrido Pared Pérez, director general de Migración.

Por su parte, el ministro de Salud, Bautista Rojas Gómez, pidió a la población no alarmarse y observar las recomendaciones de higiene personal y control sanitario.

El funcionario explicó que en los puestos de control fronterizo, las autoridades sanitarias dispusieron que los zapatos de viajeros y las gomas de los vehículos sean rociadas con un material bacteriológico para desinfectar cualquier posible agente contaminante que provoque el paso de la enfermedad.

Además, señaló que los empresarios turísticos y de la construcción acordaron no contratar “por el momento” más haitianos, como una forma de evitar la propagación del cólera.

Según estadísticas del Centro de Inversión y Exportación de la República Dominicana (CEI-RD), Haití y ese país mantienen un comercio informal que envuelve anualmente unos 600 millones de dólares.

En tanto, datos no oficiales indican que cerca de 1 millón de haitianos residen en territorio dominicano y se concentran mayormente en la industria azucarera y de la construcción, así como en labores agrícolas.

En Haití, en tanto, un grupo de jóvenes atacó a una decena de soldados de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), quienes se encontraban detrás de una camioneta descubierta.

Los manifestantes, reunidos en la plaza del Campo de Marte, muy cerca del Palacio presidencial, gritaban consignas en creole –la lengua nativa–, entre ellas: "La Minustah nos trajo el cólera" o "¡Que se vaya la Minustah!".

Una pancarta, también en creole, indicaba: "La Minustah extiende excrementos por la calle". Los jóvenes intentaban llegar hasta la sede la misión de la ONU.

La víspera, un hombre murió por disparos y varias personas resultaron heridas tras varios choques entre cascos azules y manifestantes en Cap-Haitien, al norte del país.

Comentarios