Obama se explica derrota: "la gente está profundamente frustrada"

miércoles, 3 de noviembre de 2010

WASGHINGTON, 3 de noviembre (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asumió la responsabilidad de la apabullante derrota que su sufrió su partido, el Demócrata, ante los republicanos en los comicios generales de medio periodo que se realizaron ayer martes 2 noviembre.

“Acepto la responsabilidad” de la derrota, declaró el presidente Obama en conferencia de prensa ofrecida en la Casa Blanca, luego de que los republicanos se asumieran como la mayoría en la Cámara de Representantes, aunque los demócratas retuvieron el control del Senado.

Obama no sólo asumió la culpa de la derrota electoral de su partido, sino que admitió que los republicanos les dieron una “paliza” a los demócratas; aunque inmediatamente el mandatario dijo que está dispuesto a dialogar con los republicanos.

“La gente está profundamente frustrada”, dijo Obama para explicar que los votantes estadunidenses rechazaron a los demócratas y a sus políticas, porque los consideran los responsables de no lograr una solución de corto plazo a la secesión económica que azota al país y que ha dejado sin empleo a 8 millones de personas.

“Mi principal tarea ahora es conseguir que la economía se robustezca y, por ende, debo aceptar la responsabilidad de que no hemos logrado los avances y progresos que deberíamos tener”, puntualizo Obama.

A la Casa Blanca y a los demócratas les quedó claro que el resultado electoral fue un reflejo de la frustración económica de los estadunidenses, y por ello inmediatamente los republicación se postraron como la opción.

De acuerdo con los sondeos realizados el martes 2 de noviembre durante los comicios, 7 de cada 10 electores declaró que su principal preocupación en este momento es la economía. Además, 4 de cada 10 afirmó que la situación económica de Estados Unidos, en estos momentos, está peor que hace dos años, cuando Obama ganó la presidencia.

Hasta el momento el resultado de las elecciones dejan a los republicanos con 239 de los 435 escaños de la Cámara de Representantes del Congreso federal, frente a 185 de los demócratas y 11 cúreles donde todavía no hay un resultado definitivo.

Por su parte, los demócratas lograron retener la mayoría en el Senado con 52 escaños, ante 26 de los republicanos y dos lugares que aún no se deciden.

Bajo este panorama, John Boehner se convierte en el presidente de la Cámara de Representantes en lugar de la ahora derrotada Nancy Pelosi, todavía líder de la mayoría representativa demócrata.

En el Senado, Harry Reid, senador por el estado de Nevada, se queda como líder de la mayoría, aunque ahora con un peso político menos relevante frente a los republicanos.

“Lo que los estadunidenses esperan ahora de nosotros es que nos centremos en los problemas que debemos resolver, como lo es el asunto de la economía”, anotó Obama.

Con el triunfo de los republicanos en estos comicios varios analistas políticos estadunidenses inmediatamente se aventuraron a decir que Obama está en grave riesgo de perder su reelección en 2012, aunque la historia reciente demuestra que un presidente con un Congreso de oposición tiene más oportunidades de reelegirse, tal y como le ocurrió en 1994 al también demócrata Bill Clinton.

Comentarios

Otras Noticias