Obama deroga ley que prohibía la presencia de gays en las fuerzas armadas

miércoles, 22 de diciembre de 2010

MÉXICO, D.F., 22 de diciembre (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, abolió hoy la ley “No preguntes, no hables” (Don´t ak, don´t tell), vigente desde hace 17 años, que prohíbe el ingreso de homosexuales declarados a las fuerzas armadas de ese país.
    Hoy, Obama, promulgó la ley aprobada la semana pasada en el Congreso estadunidense que permitirá a homosexuales y lesbianas declarados servir abiertamente en las fuerzas armadas de Estados Unidos.
    En un acto celebrado en la Casa Blanca, el presidente Obama afirmó que la nueva ley permitirá fortalecer la seguridad nacional y hará justicia a quienes en su afán de servir al país tenían que sacrificar su integridad.
“Nunca más nuestro país negará el servicio de miles de patriotas estadunidenses forzados a dejar las fuerzas armadas, sin importar valor, habilidades o años de servicio ejemplar, sólo por ser gays”, dijo Obama.
    En estos 17 años, unos 13 mil 500 militares, homosexuales y lesbianas, han sido expulsados de las fuerzas armadas por haber declarado sus preferencias.
“El valor y el sacrificio no va a ser más limitado por la orientación sexual, como no lo es por la raza, el género, la religión o el credo”, destacó Obama ante unas 500 personas que atestiguaron la promulgación de esta ley, con la cual el presidente de Estados Unidos cumplió una de sus promesas de campaña.
“Creo que esto es lo correcto para nuestro ejército”, subrayó.
Pese al triunfo político que representó para los demócratas la aprobación la ley, ésta no entrará en vigor de inmediato, ya que su implementación ocurrirá hasta que el secretario de la Defensa y el jefe del Comando Militar Conjunto certifiquen que las fuerzas armadas están preparadas para ello.
Al respecto, Obama subrayó que en cuanto eso ocurra, la aplicación de la ley será expedita.
“He hablado con cada uno de los jefes de las ramas (de las fuerzas armadas) y ellos están comprometidos a implementar este cambio rápido y de manera eficiente. No lo vamos a hacer lento”, prometió.
    El mandatario estadunidense lamentó que la ley anterior impidiera conocer a cabalidad el heroísmo demostrado por los gays en las fuerzas armadas, un servicio que dijo “ha quedado oscurecido en la historia”.
Dirigiéndose a homosexuales y lesbianas que sirven en las fuerzas armadas, Obama dijo que “por mucho tiempo su servicio les ha demandado un particular tipo de sacrificio”.
“Se les ha pedido llevar la carga adicional del secreto, el aislamiento, todo mientras han arriesgado sus vidas por libertades, privilegios y ciudadanía que no se les ha conferido totalmente” dijo.
En un comunicado, el secretario de la Defensa, Robert Gates, dijo que los funcionarios de su departamento procederán inmediatamente con la planificación necesaria para "llevar a cabo este cambio con cuidado y metódicamente, pero con determinación".
Obama agradeció su servicio a "los patriotas que se han visto obligados a colgar sus uniformes" y destacó el esfuerzo hecho por demócratas y republicanos para lograr acercar posiciones.
De inmediato, colectivos de gays y promotores de los derechos humanos celebraron la decisión. La Unión de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) aseguró que la medida es “un paso histórico para aquellos que han vivido sus vidas en silencio mientras sirven a su país, y para todos los estadunidenses que creen en la justicia"
"La reversión de esta política debe servir como un mensaje de que la discriminación no tiene cabida en nuestras leyes", dijo Laura W. Murphy, directora de la oficina legislativa de ACLU en Washington.
Por su parte, Rea Carey, directora ejecutiva del grupo National Gay and Lesbian Task Force, señaló que hoy se acaban "17 años de caza de brujas por esta política que ha costado su carrera a miles de militares con una hoja de servicio ejemplar".

Comentarios