WikiLeaks, la temible red cibernética

sábado, 4 de diciembre de 2010

PARÍS, 4 de diciembre (Proceso).- El pasado 28 de noviembre Julian Assange empezó a filtrar  algunos de los 250 mil cables intercambiados entre el Departamento de Estado norteamericano y las embajadas de Estados Unidos esparcidas en el mundo.

         Día tras día informaciones confidenciales y en su mayoría muy recientes (2004-2010) salen publicadas, analizadas y contextualizadas en las ediciones impresas y en línea de The New York Times, The Guardian, Le Monde, El País, Der Spiegel…  al tiempo que los documentos originales van apareciendo en la página web de WikiLeaks.

         De inmediato medios de comunicación masiva internacionales reproducen estas informaciones que dan la vuelta al mundo.

         Semejante exhibición de los entretelones de la política exterior estadunidense, de las relaciones que Washington sostiene con los líderes internacionales y de las que estos líderes sostienen entre sí es implacable. 

         Es la cuarta vez en menos de un año que WikiLeaks, página web creada en 2006 y especializada en filtración de documentos secretos de toda índole, desafía a Estados Unidos.

         En abril pasado difundió un video demoledor, filmado en 2007 por las Fuerzas Armadas de ese país, donde se veía a soldados estadunidenses matando desde un helicóptero a civiles iraquíes, entre ellos a dos reporteros de la agencia noticiosa Reuters.

         Millones de internautas vieron ese video que fue ampliamente comentado en la prensa internacional.

         Fue el primer golpe fuerte de Assange contra Washington.

Extracto del reportaje que se publcia en la edición 1779 de la revista Proceso, ya en circulación.