Posterga el Vaticano canonización de Juan Pablo II

viernes, 19 de febrero de 2010

México D.F., 19 de febrero (apro).—El Papa Juan Pablo II no será canonizado este año, como se especulaba en los medios eclesiásticos, debido a que El Vaticano todavía está analizando el supuesto “milagro” atribuido a este pontífice fallecido en 2005.

         La sala de prensa del Vaticano anunció hoy que, para el próximo 17 de octubre, solamente está programada la canonización de seis nuevos santos de la Iglesia católica.

         Esta decisión acaba de ser tomada por un Consistorio Ordinario Público, integrado por un grupo de cardenales que deliberaron en el Palacio Apostólico, ahí establecieron que los nuevos santos serán canonizados conjuntamente ese día, en una ceremonia presidida por el Papa Benedicto XVI.

         Los futuros santos son Stanislaw Soltys (1443-1489), un sacerdote polaco miembro de los Canónicos Regulares Lateranenses; André Béssette (1845-1937), religioso canadiense de la Congregación de la Santa Cruz; Giuliana Salzano (1846-1929), italiana fundadora de la Congregación de las Hermanas Catequistas del Sagrado Corazón.

         Está también la religiosa española Cándida María de Jesús Ciprita y Barriola (1845-1912), fundadora de la Congregación de las Hijas de Jesús; Battista Camilla Varano (1458-1524), monja de la Orden de Santa Clara; la australiana Mary Helen MacKillop, fundadora de la Congregación de las Hermanas de San José del Sagrado Corazón.

         Así, Juan Pablo II quedó fuera de la lista, pese a que se decía que sería beatificado este año, luego de que el actual pontífice reconoció sus “virtudes heroicas”, por lo que le otorgó –en 2009—el título de “venerable siervo de Dios”, paso previo para la beatificación.

         Trascendió que este retraso se debe a que la Congregación para las Causas de los Santos todavía analiza el supuesto milagro atribuido a Karol Wojtyla; la inexplicable curación de una religiosa francesa que se encomendó a él y se curó del mal de Parkinson.

         Este supuesto milagro debe ser estudiado por tres instancias: una comisión de médicos, una de teólogos y otra de cardenales. Si supera con éxito estas pruebas, entonces el “milagro” deberá ser presentado a Benedicto XVI, y éste deberá aprobarlo, para después declarar a Juan Pablo II como un nuevo beato de la Iglesia católica.

Comentarios