Cumbre acuerda ayuda inmediata a Haití

lunes, 22 de febrero de 2010

CANCÚN, Q. Roo., 22 de febrero (apro).- Bajó las escalerillas del avión y volteó ante el grito de fotógrafos, camarógrafos y reporteros que se encontraban detrás de una valla a escasos cinco metros.
    --Señor presidente, unas palabras por favor, insistió un periodista.
    El presidente haitiano, René Preval, se acercó a la valla sonriente, amable. Dijo: “No tengo palabras para reconocer y agradecer a todos aquellos mexicanos que entregaron su apoyo al pueblo de Haití”.
    De repente guardó silencio y clavó la mirada en una periodista mexicana: Angélica Pool, reportera de El Periódico de Quintana Roo.
    Y la agarró a besos y abrazos, ante el azoro de fotógrafos y camarógrafos y de la propia reportera.
     Cuando Preval levantó la mirada, todos lo observaban sorprendidos. Le había dado los besos porque ella encarnaba al pueblo mexicano, explicó él.
    La periodista –bajita, morena, de cabello negro y ojos grandes-- sonrió nerviosa. Sus mejillas se encendieron.
    Desde ese momento –la tarde del domingo 21--, cada que pudo René Preval mostró su agradecimiento con los latinoamericanos y, particularmente, con los mexicanos.
    “Tendré una palabra especial para el pueblo mexicano que se ha solidarizado de manera extraordinaria recolectando aquí todo lo que se ha podido para ayudar al pueblo haitiano”, declaró Preval durante la Cumbre México-Caricom (Comunidad del Caribe).
    “Me pongo de pie para agradecer esa generosidad del pueblo de México respecto del pueblo haitiano”, agregó y, en efecto, se puso de pie. Lo siguieron todos los mandatarios caribeños.
    Y continuó: “Sabemos que la tarea de reconstrucción de mi país será lenta, difícil y costosa. Saludamos la iniciativa de esta cumbre y del lugar que ustedes le dan a Haití en su agenda”.
    Advirtió que “no se trata de reconstruir, sino de refundar al país, un país más justo, que no se limite en concentrar todos sus recursos en una capital, Puerto Príncipe, donde viven las elites económicas y políticas”.
    Y convocó a una “gran coalición de las fuerzas que nos asisten para que nos ayuden a enfrentar” la llegada de las primeras lluvias “que están haciendo imposible una vida humana digna”.
    Y señaló como prioritario que sea el gobierno haitiano el que indique a la comunidad internacional cómo y dónde debe ayudar.
    “Por favor, ayuden a más de un millón de haitianos que todos los días duermen en las calles y que ven los problemas acrecentados por el periodo de lluvias, que ya empezó en Haití”, subrayó.
    De hecho, Haití fue el primer tema de la agenda de la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe que a nivel de presidentes empezó este lunes 22. Y cuando los mandatarios estaban abordando el tema, se enteraron de que había ocurrido un nuevo sismo en ese país, “lo cual llenó de preocupación y consternación a los que ahí estábamos”, comentó el presidente Felipe Calderón durante una conferencia de prensa.
 Los jefes de Estado de la región aprobaron una declaración en la que manifiestan que coordinarán sus esfuerzos para ayudar en la reconstrucción de ese devastado país.
Precisan que dicha ayuda será a través de su gobierno, pues de lo que se trata es de fortalecer la vida institucional para enfrentar el reto de la recuperación a mediano y largo plazos.
“Se acordó ahí mismo hacerle ayuda inmediata y de rápida disponibilidad al gobierno de Preval por 25 millones de dólares (…) Así como un paquete crediticio de corto plazo que se comprometieron a preparar el Banco Interamericano de Desarrollo y la Caja Andina de Fomento”, informó Calderón, quien explicó que esta ayuda es adicional a la que han enviado los diversas organizaciones como Unasur o Naciones Unidas.
“Lo más urgente es conseguir techo a más de un millón de haitianos que en este momento están viviendo en las calles”, señaló Calderón, quien precisó que, en el caso de México, “nos comprometimos a dar 5 millones de dólares en el corto plazo y 50 mil tiendas de campaña”.
    Durante la primera sesión de la cumbre, la presidenta de Chile, Michel Bachelet, dijo que era necesario contar con un plan integral de reconstrucción de Haití con el objetivo de “evitar la fragmentación y la dispersión de iniciativas”, según comentó la propia Bachelet a un grupo de periodistas chilenos.
No obstante, advirtió, “no hay todavía una definición sobre cuál es la estructura” para que América Latina y el Caribe opere la ayuda a Haití y “mucho menos se ha discutido qué países deberían acompañar” este proyecto.
    Según Calderón, hubo algo en que los mandatarios de la región coincidieron con el presidente Preval: “Más que reconstruir Haití, hay que repensar a Haití… Hay que evitar repetir los errores en el desarrollo, como concentrar la ayuda en las grandes ciudades, como Puerto Príncipe, y buscar un desarrollo regional más justo y equilibrado para el pueblo haitiano”.

Comentarios