Evo Morales, nombrado tlatoani en Coyoacán

lunes, 22 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 22 de febrero (apro).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, fue ratificado en un acto prehispánico por representantes indígenas de México como líder moral de los pueblos originarios de América Latina.

Morales compartió en un discurso su experiencia dentro del movimiento social de su país y saludó a las organizaciones presentes en el acto:

“Vengo con Bolivia, pero también vengo con México… para saludar y expresar el profundo respeto a los movimientos sociales, a intelectuales y académicos que luchan por su patria y por su pueblo”.

Durante el ritual que antecedió a sus palabras, el presidente boliviano recibió un bastón de mando de los pueblos de Morelos – como el que fue otorgado a Emiliano Zapata - , además de un sombrero tradicional.

En el acto que tuvo lugar en la Plaza Hildalgo, hablaron el delegado de Coyoacán – el cual fue abucheado durante todo su discurso-, la senadora Rosario Ibarra de Piedra, quien destacó la “unidad de la patria latinoamericana”; y representantes indígenas que refrendaron el título dado a Morales el pasado 21 de enero en Tiwanacu (Bolivia)  por grupos indígenas de 14 países del continente.  

Aunque no hablaron, se hicieron presentes el escritor mexicano Carlos Monsiváis, el diputado Alejandro Encinas y músicos como Roco, vocalista del grupo de rock Maldita Vecindad.

Antes de su discurso, el presidente fue presentado por el embajador de Bolivia en México, Jorge Mansilla, quien destacó que el gobierno boliviano fue el primero que reconoció diplomáticamente al reinstaurado gobierno del presidente indígena Benito Juárez después del imperio de Maximiliano.

Ante los gritos de ¡Evo, Evo! de integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas, el Partido del Trabajo, macheteros de Atenco y universitarios, Morales confesó estar sorprendido:

“Este es un acto de reencuentro entre México y Bolivia, una visita a los movimientos sociales, a los que sueñan por otro mundo”.

El presidente Morales evitó hablar de  cualquier relación con el gobierno de Felipe Calderón o su política; pero destacó su admiración por Benito Juárez y las organizaciones indígenas que lo invitaban a venir a México.

Los gritos de “!fuera Calderón!” y  “! México, aprende!” acompañaron las declaraciones de presidente sobre la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia.

“Los servicios básicos no pueden ser privados… la lucha es por la soberanía, los recursos naturales, los servicios públicos”, dijo el presidente boliviano.

Además, destacó  el carácter “histórico” de la cumbre del Grupo de Río que se celebrará en Cancún y ,se pronunció como partidario para crear una “OEA sin Estados Unidos”.

“Si queremos el desarrollo, si luchamos por al democracia, si luchamos por la dignidad y la soberanía, si queremos desarrollarnos, eso será sin imperialismo norteamericano, sin capitalismo”.

 Morales comentó que muchos indígenas mexicanos le preguntaron cómo hacerse respetar; por lo que comentó la experiencia de su país:

“La cuestión era cómo organizarnos, concientizarnos, la lucha social, comunal, sindical, ¿Qué hicimos? muchos actos, eventos, como indígenas.”

Y dijo:

“En 1991, en un encuentro indígena en Guatemala, decidimos  pasar de la resistencia a la toma de poder; que los más marginados, resolvamos nuestros problemas”.

En esos tiempos, cuando el movimiento cocalero y campesino boliviano decidió plantear transformaciones sociales en su país fueron tacharon de comunistas, narcotraficantes, terroristas, subversivos y hasta de talibanes, comentó Morales.

“Nos decían que la política de campesino debía ser de pala y pico, sólo trabajar”, recordó.

Morales comentó que para llegar a la presidencia se organizó con el movimiento indígena, después con el obrero, los estudiantes, los intelectuales y finalmente con los partidos de izquierda.  

“Mucho depende de las fuerzas sociales, de la unidad”, dijo.

También, el presidente indígena hizo un llamado para ampliar la lucha por recuperar a “la Pachamama” – la deidad andina de la Madre Tierra -..

“La responsabilidad no es sólo en Bolivia, no sólo en el continente, sino con todos los seres humanos de planeta tierra. La lucha del siglo pasado por los derechos humanos, los derechos políticos: hoy es momento de defender los derechos de la madre tierra”.

Por ello, y ante el fracaso de la cumbre de Copenhague sobre cambio climático, invitó a los presentes al Encuentro Alternativo sobre Cambio Climático que realizará en Cochabamba, Bolivia, del 20 al 22 de abril.

“Es posible liberar a toda América Latina, esa es la experiencia de Bolivia; por supuesto, cuesta, se necesita paciencia”, recomendó, “esa liberación, con los partidos de izquierda, es la experiencia que puedo aportar: escuchar, aprender a aprender las demandas del pueblo. El pueblo es sabio, sabe sus demandas y da las soluciones”.

 Y citó el concepto del subcomandante Marcos de “gobernar subordinado al pueblo”

Al final de su discurso, Morales dijo que nunca olvidaría el presente otorgado por los indígenas mexicanos mientras alzaba el bastón de mando, y se dijo dispuesto a “…aventarme a apoyarlos y darles fuerza.”

“Mucha fuerza, hermanos y hermanas, México pronto será libre”, culminó Morales.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios