Chocan Hugo Chávez y Álvaro Uribe en Cumbre de Cancún

martes, 23 de febrero de 2010

CANCÚN, Q. Roo, 22 de febrero (apro).- La Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe se dividió temporalmente. Y lo hizo por el eslabón más débil: Venezuela y Colombia.
Durante el almuerzo que el presidente Felipe Calderón ofreció este lunes a sus homólogos de la región, el mandatario colombiano Álvaro Uribe empezó a reclamar a su par venezolano, Hugo Chávez, sobre el embargo económico que éste ha impuesto a productos de Colombia que históricamente ha comprado Venezuela.
“Este tipo de escenarios (la cumbre de mandatarios) son idóneos para discutir esto”, lanzó Uribe, según comentó a reporteros una fuente diplomática colombiana.
Chávez no se aguantó: le reclamó a Uribe el que su seguridad personal se haya visto amenazada. Denunció que 300 paramilitares colombianos quieren matarlo y sugirió que éstos cuentan con el apoyo del gobierno de Uribe.
Uribe reviró que “en ningún momento” se puede inculpar a sector alguno de su gobierno.
Según esta versión, Chávez hizo entonces el intento de levantarse de la mesa e irse, indignado.
Pero, afirmó la fuente, Uribe le espetó con inusual dureza: “Sea varón, quédese aquí porque a veces insulta en la distancia, pero cuando está cara a cara no hablamos”.
El ambiente se tensó.
El presidente cubano Raúl Castro intentó relajarlo. Pidió calma a ambos. Le siguió Calderón. Entonces Uribe y Chávez se fueron a salones separados. Los mandatarios se reunieron primero con uno y luego con otro.
A partir de ello los presidentes de América Latina y el Caribe llegaron a dos acuerdos: primero, cesar cualquier declaración pública que pueda ser ofensiva; y después, formar un grupo de países amigos de Colombia y Venezuela “para ayudar por vía del diálogo a destrabar sus relaciones”, comentó la fuente.
Y tanto Chávez como Uribe aceptaron las propuestas. Ellos mismos lo reconocieron en entrevistas con medios de prensa:
Chávez: “Entre Colombia y Venezuela siempre ha habido tensiones. Ahora nosotros ponemos toda la buena fe para apuntar en la dirección para relajar las tensiones”.
Y Uribe: “El gobierno de Colombia cumple el acuerdo que han propuesto los presidentes del Grupo de Río, encabezado en este oportunidad por el presidente de México”.
El hecho de que se alcanzaran estos acuerdos permitió a Calderón hacer gala de ellos como uno de los logros de la cumbre. “Uno de los temas que surgieron fue el de poder encontrar mecanismos de diálogo respetuosos, que permitan conducir los problemas que surgen entre los integrantes de América Latina y el Caribe. Uno de ellos es, por ejemplo, la relación entre Venezuela y Colombia”, dijo Calderón en rueda de prensa.
Al término de dicha conferencia, el vocero de Los Pinos, Max Cortázar, confirmó: entre Chávez y Uribe “hubo un ríspido intercambio de puntos de vista sobre asuntos comerciales de ellos”, dijo. Pero rechazó que hubieran llegado a los insultos.
Comentó que el Grupo de Amigos que mediará en el diferendo entre Venezuela y Colombia está formado por Chile, Argentina, Brasil, República Dominicana y México.
De hecho, este incidente pareció ponerle sabor a una reunión cargada de grandilocuentes frases sobre el “paso histórico” para lograr “el sueño bolivariano” de la unidad de América Latina y el Caribe, unidad que –durante minutos-- estuvo a punto de resquebrajarse ruidosamente.

mav
-fin de texto-

EOF

Comentarios