Piden en Madrid revisar sentencia contra estudiante mexicano

martes, 23 de febrero de 2010

MADRID, 23 de febrero (apro).- La defensa de Alejandro Ordaz Moreno, estudiante mexicano sentenciado aquí por homicidio en grado de tentativa en agravio de dos policías españoles, presentó hoy ante el Tribunal Supremo un  recurso de revisión en contra de la sentencia de ocho años y tres meses de cárcel impuesta por un juez.
    En sus alegatos, Fernando Retamar, defensor de Alejandro Ordaz, quien huyó antes de pisar la cárcel, argumentó que no existen pruebas contundentes de que su cliente empuñó el arma de fuego con la que supuestamente intentó asesinar a los policías de Sevilla que lo detuvieron.
    El objetivo de la defensa fue hacer ver a la Sala Penal que la Audiencia Provincial de Sevilla no valoró suficientemente algunas de las pruebas que, a su juicio, hubieran beneficiado al acusado y que pesaron a la hora que se decidió la sentencia.
    El ingeniero mexicano, de 29 años, estudiaba una maestría en emergías renovables en la Universidad de Sevilla, cuando fue detenido la madrugada del 8 de marzo de 2008.
    Ordaz Moreno salió de un festejo cuando dos agentes de la Policía Nacional, vestidos de civil y que viajaban en un coche sin logotipos oficiales, lo detuvieron y acto seguido se registró un altercado, en el que los agentes aseguran que el mexicano les arrebató el arma e intentó, hasta en dos ocasiones, accionarla en contra de ellos.
    Luego de la sentencia de ocho años y tres meses, Ordaz dejó de asistir al juzgado --desde el 30 de julio pasado-- y se fugó, por lo que actualmente se le considera prófugo de la justicia o en rebeldía.
Debido a ello, el juez emitió una orden de búsqueda y captura.
    El abogado Retamar expuso hoy ante los magistrados que no existen evidencias de restos biológicos de Ordaz en la referida arma de fuego, ni huellas dactilares, como tampoco se practicaron exámenes de ADN para ver si aquélla había sido empuñada por el acusado.
    El argumento que ahora valorarán los magistrados señala que existió una falta de control de la policía sobre el arma que se supone fue utilizada en el supuesto delito.
    Adicionalmente, los agentes implicados en el incidente no incluyeron en el informe diario que presentan ante sus superiores que Ordaz les haya arrebatado el arma y la haya empuñado en su contra, y luego pretendido accionar, lo cual es una prueba fundamental.
    Asimismo, el abogado argumentó que en principio el delito que le imputaron a Alejandro Ordaz era el de atentado contra la autoridad, pero después se cambió por el de homicidio en grado de tentativa.
    En el expediente, destacó el representante legal de Ordaz, ninguno de los testigos pudo asegurar que el estudiante mexicana haya empuñado el arma, como argumentaron los policías.
    Una fuente de la embajada de México en España explicó que el propósito es que la Sala Penal pueda valorar estos elementos para reducir la pena en contra de Ordaz, con el fin de que ésta sea menor a seis años, y entonces se pueda conmutar por su expulsión de España, y con ello eliminar la orden de búsqueda y captura que hay contra Ordaz Moreno.
    Acudieron a la audiencia, aparte de la defensa, Guadalupe Sánchez, cónsul de México en Madrid, y el cónsul alterno Álvaro Castro, así como el consejero de Asuntos Jurídicos, Bernardo Graue.

Comentarios