Impide Cuba a disidentes asistir a los funerales de Orlando Zapata

miércoles, 24 de febrero de 2010

LA HABANA, 24 de febrero (apro).- La muerte del opositor cubano Orlando Zapata Tamayo generó una ola de críticas contra el gobierno cubano y desató la detención de varios disidentes, según de acuerdo con Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).
Según Sánchez, la seguridad del Estado detuvo o mantiene en retención domiciliaria a una veintena de opositores que se alistaban a viajar al poblado de Banes, en el municipio de Holguín, para participar en el entierro de Zapata Tamayo, quien falleció el martes 23 por la tarde, después de 85 días en huelga de hambre en una cárcel de la isla.
El presidente de la CCDHRN dijo que las detenciones se han registrado en las provincias orientales, entre ellas Holguín  –donde será el sepelio del disidente fallecido–, Camagüey, Guantánamo y Santiago de Cuba.
"Es inconcebible y absurdo entender que se haya llegado a esa situación, porque es buscarse más problemas de los que ya hay, gratuitamente", subrayó Sánchez, refiriéndose  a las críticas de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos contra Cuba.
Martha Beatriz Roque Cabello, una de las opositoras al gobierno cubano, detenida junto con Orlando Zapata Tamayo en 2003, manifestó que un grupo numeroso de disidentes que radican en la isla intentan asistir a los funerales de Zapata Tamayo en la provincia de  Holguín, pero la seguridad del Estado no se los permite.
"Va a haber un velatorio muy simple, con una foto de Orlando", agregó el presidente de la CCDHRN, quien adelantó que Zapata será enterrado en su tierra natal.
El disidente cubano, de 42 años,  falleció la tarde del martes 23 en la sala de terapia intensiva del hospital para reclusos de la cárcel de La Habana, conocido como  “Combinado del Este”.
El pasado 3 de diciembre inició una huelga de hambre para exigir que se respetaran sus derechos elementales en la prisión
Kilo 8, en la provincia de Camaguey, donde se encontraba condenado a 28 años de prisión, acusado de atentar contra la seguridad del Estado y conspirar a favor de Estados Unidos.
Zapata, nacido en Holguín, fue detenido junto con otros 74 cubanos opositores al gobierno comunista, y fue uno de lo llamados presos de conciencia reclamados por Amnistía Internacional (AI).
Entre los arrestados junto a Orlando Zapata Tamayo se encontraban el poeta Raúl Rivero, el periodista Manuel Vázquez Portal, el doctor Oscar Elías Biscet y los activistas Héctor Palacios, Oswaldo Alfonso y Martha Beatriz Roque. Todos ellos ya fueron liberados. Permanecen en prisión 52 de los 75 encarcelados en la primavera de 2003.
La reacción por la muerte del disidente cubano no se hizo esperar. La organización pro derechos humanos Amnistía Internacional (AI) aseguró que la muerte de Orlando Zapata Tamayo, después de 85 días en huelga de hambre, demuestra la crueldad del gobierno cubano.
El régimen cubano estuvo “empeñado en mantener preso a Zapata por motivos de conciencia”, puntualizo AI.
Por su parte, el gobierno de los Estados Unidos reclamó a Cuba la liberación de todos los “presos políticos”. Y señaló que la muerte de Zapata pone de relieve la injusticia de que la isla tenga a más de 200 presos políticos que deberían ser liberados sin demora.
La Unión Europea lamento “profundamente” la muerte del disidente, y manifestó que de manera reiterada ha pedido a La Habana la liberación incondicional de todos los prisioneros políticos.
El presidente de Cuba, Raúl Castro, también lamentó la muerte del preso cubano, no sin culpar del hecho al país del norte porque, aseguró, “es el resultado de la relación con Estados Unidos”, y rechazó que en la isla existan personas torturadas.
“No existen torturados, no hubo torturados, no hubo ejecución. Eso sucede en la base de Guantánamo”, añadió el presidente cubano al ser abordado por periodistas en el Puerto de Mariel, lugar a donde llegó con su homólogo brasileño, Luis Inacio Lula da Silva.

Comentarios