España: ligan a Chávez con la ETA y las FARC

lunes, 1 de marzo de 2010

Madrid.- 1 de marzo (apro).- Un juez de la Audiencia Nacional española denunció la “cooperación gubernamental” del gobierno de Venezuela en la alianza de la banda terrorista ETA y la guerrilla colombiana de las FARC, las cuales colaboraron para atentar contra el presidente Álvaro Uribe y contra el exmandatario colombiano Andrés Pastrana. Al emitir hoy un auto judicial sobre el caso, el juez Eloy Velasco ordenó el procesamiento contra siete miembros de las FARC y seis de ETA, uno de los cuales, José María Zaldúa Corta, alias Aitona, reside en México, tres más en Cuba y otro en Venezuela. “Obran diligencias en este procedimiento que ponen de manifiesto la cooperación gubernamental venezolana en la ilícita colaboración entre las FARC y ETA y en especial de Arturo Cubillas Fontán”, señala el magistrado de la Audiencia Nacional española. En el auto judicial de 26 páginas, el juez Velasco señala como un elemento clave de la alianza ETA-FARC, al presunto etarra Arturo Cubillas Fontán quien vive en Venezuela, donde ostentó un cargo en el Ministerio de Agricultura y Tierras en 2005, ya durante la administración de Hugo Chávez. Cubillas Fontán está casado con Goizeder Odriozola Lataillade, quien desde la llegada de Chávez al poder en 1999, ha ocupado diversos cargos como el de directora de relaciones institucionales del Ministerio del Poder Popular para el Deporte. Según las pesquisas de las autoridades españolas, los primeros contactos entre ambas organizaciones se remontan a 1993, cuando a dos etarras capturados les encontraron una carta donde relatan “el encuentro muy interesante” que mantuvo el hoy fallecido etarra Jokin Gorostidi Artola, alias Haritza, entonces residente en Cuba y miembro de la Comisión de Deportados, con dirigentes de las FARC. De acuerdo al escrito del magistrado, activistas etarras se han entrenado en campos de las FARC y otros tantos han aportado capacitación a miembros de las FARC en el manejo de explosivos y en tácticas de guerrilla urbana. Asimismo, guerrilleros de las FARC se desplazaron a España donde, con ayuda de ETA, pretendieron hacer seguimientos para preparar un atentado contra la vida el expresidente Pastrana y, tiempo después, contra el actual mandatario colombiano, Álvaro Uribe. Velasco señaló que el guerrillero de las FARC, Víctor Ramón Vargas Salazar, alias Chato, viajó a España en el año 2000 para vigilar los movimientos de diversos integrantes de la embajada de Colombia en la península, incluida la entonces embajadora Noemí Sanín Posada, así como del excandidato presidencial y dos veces alcalde de Bogotá, Antanas Mockus y del vicepresidente Francisco Santos. Vargas Salazar informó a los mandos guerrilleros que esta empresa sería imposible sin la colaboración de ETA. La banda terrorista vasca, que accedió a colaborador, les respondió que no tendría problema en ubicar a Pastrana y a la embajadora Sanín Posada. Ya en 1999, la policía española tuvo conocimiento que el Comité Ejecutivo de ETA se interesó por establecer acuerdos con las FARC con el fin de “exportar sus tácticas y técnicas en la causación del terror y aprender experiencias ajenas igualmente en ese ilícito campo”, dice el juez Velasco. La colaboración entre ETA y las FARC quedó al descubierto en 2008 cuando la fiscalía española presentó una querella en la Audiencia Nacional, donde se incluían correos electrónicos encontrados en la computadora del jefe guerrillero “Raúl Reyes”, muerto en marzo de 2008 en una operación del ejército colombiano en Ecuador. Los etarras acusados en el auto judicial, que actualmente viven en Cuba, son José Ignacio Echarte Urbieta, José Ángel Urtiaga Martínez y José Miguel Arrugaeta San Emeterio; Zaldúa Corta viviría en México y uno más es Ignacio Domínguez Achalandabaso, con paradero desconocido. Los supuestos miembros de las FARC procesados son Emiro del Carmen Ropero Suárez, jefe del Frente 33; Rodrigo Granda Escobar, alias “Iván Márquez”, jefe del Bloque Caribe; Omar Arturo Zabala Padilla, representante de las FARC en Suiza; Víctor Ramón Vargas Salazar y Edgar Gustavo Navarro Morales. El auto del juez también procesó a la española Remedios García Albert, presunta integrante de la Comisión Internacional de las FARC, encausada en un sumario del juez Baltasar Garzón. Al participar con la canciller alemana Angela Merkel, en Hannover, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero anunció que España ya pidió explicaciones a Venezuela sobre los indicios de “cooperación” del gobierno caribeño en la alianza entre ETA y las FARC, difunde El País en su página web. En lo que va de 2010, ETA “ha sufrido los dos peores meses para la banda en toda su historia”, decía el domingo el ministro del interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al informar sobre una nueva detención en la villa rural de Cahan, en la baja Normandía francesa. Se trata de las detenciones de Ibon Gogeaskoetxea, máximo responsable de ETA, quien daba las últimas órdenes a Beinat Aginagalde—a quien se atribuye el homicidio del socialista Isaías Carrasco, días antes de las elecciones de 2008, y del empresario Inaxio Uría— y a José Lorenzo Ayestaran Legorburu, alias Fanecas—cuya plena identidad consiguieron hoy lunes las policías francesa y española—, para adentrarse a territorio español y cometer una acción terrorista. Ibon Gogeaskoetxea, quien junto con sus hermanos Mikel y Eneko son parte del comité directivo de ETA, participó en el frustrado atentado contra el Rey Juan Carlos en 1997 junto al museo Guggenheim de Bilbao Las fuerzas de seguridad creen que con esta acción se obstaculizó el enésimo intento de la banda terrorista de golpear en España. Se presume que pretendían perpetrar un secuestro, práctica que tiene un rato que no comete ETA.

Comentarios