"El diablo trabaja en el Vaticano", asegura el jefe de los exorcistas de la Santa Sede

miércoles, 10 de marzo de 2010

MEXICO, D.F., 10 de marzo (apro).- “El diablo está trabajando dentro del Vaticano”, aseguró el influyente exorcista Gabriele Amorth, quien durante 25 años ha sido jefe de los exorcistas de la Santa Sede.
    En una entrevista publicada en el diario británico Times, Amorth agregó que los casos de pederastia sacerdotal o el atentado que en 1981 sufrió el Papa Juan Pablo II, entre otros hechos, son la principal prueba de que el diablo ya deambula por la añeja ciudad amurallada del Vaticano.
    Esta infiltración satánica, advirtió, se refleja también en “las cruentas luchas de poder al interior de la Iglesia… en los cardenales que reniegan de Jesucristo o en los obispos con inclinaciones demoníacas.
    “Cuando uno habla del humo de Satán –frase usada por el Papa Pablo VI-- en las habitaciones benditas, todo coincide, incluyendo las últimas historias de violencia y pedofilia”, dijo el exorcista al rotativo inglés.
    El último incidente provocado por el Maligno, señaló, ocurrió la pasada Navidad, cuando una mujer con problemas psicológicos se abalanzó sobre el Papa Benedicto XVI y lo tiró al piso, ante una muchedumbre que aterrada presenció la escena.
    Estas declaraciones de Amorth –de 85 años de edad--, coinciden con la aparición de su libro Memorias de un exorcista, producto de una serie de entrevistas que le hizo el periodista del Vaticano Marco Tosatti.
    De acuerdo con el Times, las revelaciones del avezado exorcista han levantado polémica entre sus mismos colegas, como el exorcista José Antonio Fortea, para quien Amorth se excede en sus apreciaciones, pues siempre ha habido “cardenales mejores o peores”. Pero afirmar que algunos de ellos pertenecen a sectas satánicas es algo “inaceptable”.
    De cualquier modo, las advertencias del más prestigiado exorcista revelan que la lucha entre el Bien y el Mal también se libra en el corazón del mundo católico: el Vaticano.

Comentarios