Revive Obama la reforma migratoria

jueves, 11 de marzo de 2010

WASHINGTON, 11 de marzo (apro).- El presidente Barack Obama se reunió en la Casa Blanca con legisladores y activistas, a quienes hizo un llamado para que trabajen, dentro y fuera del Congreso,  en la construcción de un respaldo bipartidario a fin de lograr la aprobación de una reforma migratoria integral en este o el siguiente año.
           Obama sostuvo un encuentro en la Oficina Oval de la Casa Blanca con los senadores Charles Schumer, demócrata por el estado de Nueva York, y Lindsey Graham, republicano por el estado de Carolina del Sur, y con los legisladores federales integrantes del llamado Caucus Hispano, para hablar de la realidad que se vive en Estados Unidos respecto de una eventual legislación sobre la reforma migratoria.
         “El Presidente quiere ver en dónde están (los trabajos de los legisladores) sobre la construcción de una coalición bipartidaria”, dijo Robert Gibbs, portavoz del presidente de Estados Unidos.
          Antes del encuentro con Schumer y Graham, patrocinadores en el Capitolio de la creación de una reforma migratoria para regularizar el estatus de residencia de unos 10 millones de inmigrantes indocumentados y la persecución criminal de éstos, Obama se reunió con líderes de grupos activistas que también promueven reformar las leyes migratorias.
         Los activistas con los que se entrevistó Obama, son los organizadores de una nueva marcha masiva que se realizara en este primavera en toda la nación, con el fin de ejercer presión sobre el Congreso federal para que apruebe una reforma “amplia y humana” a las leyes migratorias.
        Gibbs, sin comprometerse a decir que el presidente promueve una reforma migratoria integral --prometió hacerlo hacer un año cuando asumió la presidencia--, aseguró que Obama quiere cuantificar el respaldo bipartidario que existe en el Congreso sobre los posibles cambios migratorios, para que con ello se pueda trabajar en los aspectos necesarios para una reforma que beneficie a los indocumentados.
          “Más que presentar al Congreso un proyecto de ley, más que delinear los detalles de una propuesta, la única forma de que se alcance su aprobación en  la Cámara de Senadores y Representantes es con un respaldo bipartidario”, dijo Gibbs.
          El portavoz presidencial evitó decir abiertamente si el tema de la reforma migratoria integral es una prioridad en la agenda legislativa de Obama, pero reconoció que será difícil que se logre este año, tomando en cuenta que por ahora las prioridades son la reforma al sistema de salud, que tiene innumerables problemas para ser aprobada, la creación de empleos y la reforma energética, entre otros temas.
         “El presidente es un sólido promotor de una reforma migratoria amplia”, puntualizó Gibbs, quien consultado a que respondiera si Obama quisiera que se aprobara este ano el cambio a las leyes migratorias, respondió: “Obviamente”.
         Los legisladores federales de origen latino, como Luis Gutiérrez, demócrata por el estado de Illinos, o el senador demócrata por Nueva Jersey Robert Menendez, ambos integrantes del llamado Caucus Hispano del Congreso, amenazan con votar en contra de la reforma de salud que promueve Obama, si el mandatario no se compromete con ellos a promover la reforma migratoria para su aprobación este ano.
        “El presidente considera que el sistema migratorio que tenemos actualmente en el país no funciona y es insostenible. Quiere una solución amplia al problema al que nos hemos enfrentado desde hace muchos anos. Su compromiso por la reforma migratoria no ha cambiado. Vemos que existe un camino para conseguir su aprobación en el Congreso con un respaldo biapartidario. Obama estará ansioso de que así sea”, añadió Gibbs.