Insatisface a disidente cubano postura de México sobre la muerte de Orlando

martes, 16 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 16 de marzo (apro).- El disidente cubano en huelga de hambre y sed desde hace 21 días, Guillermo Fariñas, demandó hoy al presidente Felipe Calderón que emita una “condena” y no sólo lamente la muerte de su compañero Orlando Zapata Tamayo, quien perdió la vida luego de 86 días de ayuno voluntario.
“El pueblo de Cuba y la oposición pacifica cubana lo que necesitan es que condenen la muerte de Zapato Tamayo, no que la lamenten”, declaró Fariñas en entrevista con W Radio.
El cubano, quien ha ingresado dos veces al hospital en los 21 días que lleva en huelga de hambre, instó al Senado mexicano a que exhorte al presidente Calderón para “que condene la muerte de Zapata Tamayo, la situación de los presos políticos y la manera deliberada en que están siendo asesinados en las cárceles cubanas”.
Ayer, el gobierno de México expresó su preocupación por la salud de Guillermo Fariñas, quien mantiene una huelga de hambre en ese país desde el pasado 24 de febrero. Y exhortó a Cuba a realizar las acciones necesarias para proteger la salud y la dignidad de todos sus prisioneros.
Guillermo Fariñas puntualizó que no ha tenido contacto con ninguna autoridad de su país, “ni pienso que se va a acercar ninguna autoridad cubana, ya ellos dieron su sentencia de muerte a través del artículo de Granma”.
“El problema es que Cuba es de todos los cubanos no de la dinastía de los Castro, esto se tiene que acabar ya aunque sea con mi muerte”, apuntó.
Por último aseguró que no suspenderá la huelga de hambre hasta que “el gobierno Cubano ponga en libertad a los 26 prisioneros políticos, que se encuentran diagnosticados como con peligro de muerte por su estado de salud precaria”.

Critica al gobierno español
En declaraciones a la radiodifusora española Cadena Cope, el disidente cubano acusó al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de complicidad en la muerte de Orlando Zapata y reconoció que su organismo resistirá poco de alargar la huelga de hambre y sed que mantiene desde el pasado 24 de febrero.
Además, criticó la actitud pasiva asumida por Rodríguez Zapatero en relación con las torturas, encarcelamientos y apaleamientos del gobierno de Raúl y Fidel Castro.
Fariñas, quien rechazó recientemente una oferta del gobierno de Zapatero para recibir asilo político en España, sin embargo, celebró la resolución contra Cuba aprobada por el Europarlamento tras el fallecimiento de Zapata.
"Lo primero es estar con las personas, con los seres humanos, con la vida, no importan las tendencias políticas, lo importante es la dignidad humana", dijo.
Fariñas, en huelga de hambre y sed desde el pasado 24 de febrero, aseguró que su cuerpo arrastra secuelas de ayunos anteriores y señaló que los médicos le han dicho que su vida corre peligro a corto plazo.
"De un momento a otro, una serie de bacterias tóxicas que uno tiene en los intestinos pueden comenzar a invadir el cuerpo y surgirían complicaciones mucho más difíciles que darían al traste con mi vida", afirmó Fariñas, quien ha requerido en dos ocasiones hospitalización en cuidados intensivos.
No obstante, el disidente cubano se mostró dispuesto a continuar con la huelga de hambre que inició como medida de protesta por la muerte de Zapata y para exigir la liberación de varios presos políticos en la Isla.
"Yo me voy a morir con mis ideas. Es una oportunidad histórica que yo no voy a dejar pasar. Al morir, le estoy demostrando al Gobierno (cubano) que tiene que contenerse con nosotros, puesto que estamos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias".