Entre abucheos, las Damas de Blanco salen a la calle por quinto día consecutivo

viernes, 19 de marzo de 2010

MÉXICO D.F., 19 de marzo (apro).- Por quinto día consecutivo, las llamadas Damas de Blanco marcharon hoy las calles de la Habana, Cuba, en medio de abucheos de simpatizantes progubernamentales que coreaban consignas revolucionarias.
Custodiadas por un triple cordón de seguridad de agentes civiles y uniformados, madres y familiares de disidentes cubanos caminaron más de 1.5 kilómetros por la céntrica calle de Zanja, en conmemoración del séptimo aniversario del arresto y condena de 75 disidentes.
A pesar del permanente acoso, que se prolongó hasta la casa de Laura Pollán, líder del grupo y quien está casada con el opositor Héctor Maseda, condenado a 20 años de prisión junto con otros 74 opositores acusados de conspirar con Estados Unidos para socavar la Revolución, las mujeres cumplieron con el recorrido, custodiadas por al menos seis carros patrulla de la policía, un camión de agentes antidisturbios, una ambulancia y dos ómnibus.
A lo largo del trayecto, los cientos de contramanifestantes apagaban los gritos de “libertad” y “la calle es libre” con consignas como “esta calle es de Fidel (Castro)”, “Cuba sí, yanquis no” y “pin pon fuera, abajo la gusanera (opositores)”.
Desde el lunes pasado, las Damas de Blanco, premio Sajarov 2005 del Parlamento Europeo a la Libertad de Conciencia, salieron a las calles para conmemorar el séptimo aniversario de la llamada “primavera negra” y demandar la excarcelación de sus familiares.
El grupo incorporó este año un homenaje a Orlando Zapata, un albañil negro de 42 años que murió en febrero pasado tras 85 días en huelga de hambre en demanda de ser tratado como “prisionero de conciencia”, aunque las autoridades lo describen como un “delincuente común”.
Reina Luisa Tamayo, madre de Zapata, ha participado en las protestas, que el miércoles pasado en la barriada de Párraga, suroeste de La Habana, derivaron en incidentes cuando oficiales mujeres de la policía y el Ministerio del Interior las introdujeron por la fuerza en dos autobuses para disolver la demostración.
La misa de poco más de media hora en la Iglesia de la Caridad inició con una llamado del cura para que los asistentes, que abarrotaron el templo, se comportaran “bien” si eran cristianos, aunque les advirtió que si no lo eran, “nada tienen que hacer aquí en la eucaristía”.
Entre los presentes sentados cerca de las Damas de Blanco estaba Juan Juan Almeida, hijo del fallecido comandante de la Revolución Juan Almeida, quien demanda salir del país para recibir tratamiento médico, y la bloquera Yoani Sánchez, una crítica del gobierno en su página “Generación Y”.

Comentarios