Firma Papa carta pastoral contra la pederastia

viernes, 19 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 19 de marzo (apro).- El Papa Benedicto XVI firmó este viernes la esperada carta pastoral en la que se pronuncia respecto de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos contra menores de edad. Sin embargo, el contenido de la misiva será dado a conocer hasta mañana.
    Trascendió que el documento va principalmente a la Iglesia de Irlanda, donde se han documentado muchos casos de pederastia sacerdotal. También se adelantó que en la misiva el pontífice estipulará los lineamientos para erradicar la pederastia en la Iglesia católica.
    El pasado miércoles 17, cuando el mismo Papa anunció que firmaría el documento, dijo: “Mi esperanza es que la carta pastoral les ayude a ustedes a encontrar el camino del arrepentimiento, la curación y la renovación”.
    La promulgación de la carta pastoral está marcada por fuertes escándalos de pederastia sacerdotal en varios países, en especial  en Irlanda y Alemania, a tal grado que en este último país Georg Ratzinger, hermano del pontífice, también está bajo sospecha de encubrir pederastas.
    Durante muchos años, Georg –un octogenario que actualmente vive en retiro– fungió como encargado del coro infantil de una escuela de Ratisbona, Alemania, donde ahora se ha descubierto que hubo casos de abuso sexual contra infantes.
Atropellos semejantes se han destapado en la arquidiócesis de Munich, donde Benedicto XVI fue arzobispo.
    En febrero pasado, el Papa se reunió en Roma con representantes de la Conferencia Episcopal Irlandesa, para exigirles que aplicaran “tolerancia cero” contra sus curas abusadores.
    En este contexto, hay mucha expectación por conocer el contenido del documento papal. Así, por ejemplo, la organización One in Four (Uno de cada Cuatro) señala que el Papa está obligado a decir –de forma “clara e inequívoca”– que la Iglesia, “en sus más altas esferas”, siempre ha tenido conocimiento de los abusos sexuales cometidos por el clero.
    De acuerdo con la organización, el pontífice también debe reconocer que El Vaticano ha “llevado a cabo una política deliberada de encubrimiento y protección de delincuentes sexuales para evitar escándalos, sin consideración por la seguridad de los niños”. 

Comentarios