"Vergüenza y remordimiento" por casos de pedofilia en el clero, expresa el Papa

sábado, 20 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de marzo (apro).- El Papa Benedicto XVI reconoció "vergüenza y remordimiento" por los abusos a niños cometidos por el clero irlandés, aceptó que la Iglesia católica ha cometido "graves errores de juicio y fallas de dirección" al conocer de las acusaciones contra sacerdotes y advirtió que los culpables deberán responder ante Dios y ante la justicia ordinaria por sus crímenes.

En una carta que será leída este domingo en todas las parroquias irlandesas, el Papa expresa a las víctimas de abuso sexual:
"Ustedes han sufrido gravemente y sinceramente lo lamento (...) Expreso abiertamente la vergüenza y remordimiento que todos sentimos".

"Se han cometido graves errores en la respuesta a las acusaciones. Reconozco que era muy difícil comprender la magnitud y la complejidad del problema, obtener información fiable y tomar decisiones adecuadas en función de los pareceres contradictorios de los expertos", dijo.

"No obstante, hay que reconocer que se cometieron graves errores de juicio y hubo fallos de dirección. Todo esto ha socavado gravemente vuestra credibilidad y eficacia".

Benedicto XVI solicitó a los obispos seguir cooperando con las autoridades civiles, además de aplicar plenamente las normas del derecho canónico concernientes a los casos de abusos de niños.

"Es imperativo que las normas de la Iglesia en Irlanda para la salvaguardia de los niños sean constantemente revisadas y actualizadas y que se apliquen plena e imparcialmente, en conformidad con el derecho canónico".

Por otra parte, el Pontífice anunció iniciativas para la curación y la renovación de la Iglesia irlandesa.

Entre esas medidas, el Papa señaló una visita apostólica, es decir, una investigación, en varias diócesis de Irlanda y la realización de seminarios y congregaciones religiosas.

El máximo responsable de la Iglesia católica en Irlanda, el cardenal Sean Brady, reaccionó inmediatamente expresando su esperanza de que la misiva conduzca a un renacimiento de la institución en ese país.

Las víctimas aludidas en la carta expresaron más tarde su decepción por las disculpas del Papa, puesto que no se refería a sus preocupaciones ni mencionaba la situación de sacerdotes de alto rango en el clero irlandés, dijo un grupo que los representa.

Una de las principales asociaciones de víctimas, Survivors of Child Abuse (Supervivientes de abusos a menores), consideró que la carta de Benedicto XVI deja muchas cuestiones sin respuesta.

John Kelly, responsable de la asociación, acogió positivamente algunos aspectos de la carta, pero consideró que son necesarias numerosas aclaraciones dado que, en su opinión, ésta expresa más aspiraciones que sustancia.

Comentarios