"Si nos tenemos que morir, nos vamos a morir", dicen disidentes cubanos

jueves, 4 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 4 de marzo (apro).- El periodista independiente, Guillermo Fariñas, aseguró que hay varias personas que están dispuestas a morir para lograr la libertad de 26 presos políticos que se encuentran privados de su libertad en Cuba, en condiciones graves.
     En entrevista, Fariñas afirmó que él, en lo personal, continuará su protesta “hasta el final”, y reiteró que está dispuesto a morir de ayuno hasta lograr su objetivo.
    El pasado 24 de febrero, un día después de que falleciera el preso político Orlando Zapata, después de casi tres meses de ayuno, Fariñas se declaró en huelga de hambre para exigir al gobierno de Raúl Castro la liberación de 26 personas enfermas.
    “Si nos tenemos que morir, nos vamos a morir, y vamos a estar en esta situación hasta el final. Hay un grupo de hermanos que después que yo muera se van a plantar en huelga de hambre”, reveló.
    De 48 años de edad, hace ocho días Fariñas inició su ayuno con tres objetivos: “que no quede impune”, la muerte de Orlando Zapata, la cual él considera “asesinato”; exigir la libertad de 26 presos políticos enfermos y morir para “demostrarle al pueblo que lo que le ocurrió a Zapata no fue una singularidad”, ya que fue “decisión de los hermanos Castro”, Fidel y Raúl.
    “No le vamos a dar tregua al gobierno de ningún tipo (...) Esto va a ser una cadena constante y vamos a ver si el gobierno resiste esta presión”, advirtió el disidente, quien en sus 48 años de edad, ha realizado más de 20 huelgas de hambre y ha estado preso en tres ocasiones por su actividad opositora.
"No le estamos pidiendo al Gobierno otra cosa que un gesto humanitario. Para que el señor (Presidente) Raúl Castro no tenga que lamentarse, como se lamentó (por la muerte de Zapata) pues que haga el gesto y los libere", añadió.
    Ayer miércoles, Fariñas fue hospitalizado durante tres horas debido a un desmayo, consecuencia de un choque hipoglucémico. Hoy se congratuló de que cuatro presos políticos que se declararon en huelga de hambre hayan desistido de su protesta, ya que el ayuno que él realiza “es para que ellos salgan libres, no para que mueran de hambre allá adentro”.
    El gobierno cubano que preside Raúl Castro, cuyo Gobierno sostiene que Zapata era un preso común maquillado de prisionero político. Luego de lamentar la muerte de Zapata, Castro reiteró que en la isla no se practica la tortura ni las ejecuciones extrajudiciales.

Comentarios