Escándalo por pederastia alcanza al hermano del Papa Benedicto XVI

viernes, 5 de marzo de 2010

MÉXICO, DF, 5 de marzo (apro).- El escándalo por los abusos sexuales cometidos por sacerdotes alemanes contra menores de edad ya alcanzó a George Ratzinger, hermano del Papa Benedicto XVI.
    Y es que entre 1964 y 1994, Ratzinger fue director musical de la Escuela del Coro de la Catedral de Ratisbona, al sur de Alemania, donde hoy se informó que hubo dos sacerdotes condenados judicialmente por pederastia y que puede haber más casos.
    Uno de estos sacerdotes fue llevado a prisión en 1971, cuando el hermano del Papa era director de la Escuela del Coro. El caso del otro sacerdote fue muy anterior, era un profesor de religión que en 1958 fue relevado de su puesto.
    El portavoz de la diócesis de Ratisbona, Clemens Neck, fue quien dio la información este viernes, y agregó que más víctimas de pederastia en esa escuela se están dirigiendo a la arquidiócesis para solicitar ayuda.
    Por su lado, George Ratzinger –de 86 años de edad– afirmó hoy mismo a Radio Baviera que él nunca tuvo conocimiento de casos de pederastia durante el tiempo que fungió como director musical de esa escuela.
    La diócesis de Ratisbona emprenderá una investigación sobre el caso, anunció Neck, y agregó que al obispado no le consta que actualmente sigan cometiéndose abusos en la escuela, pero consideró probable que algunos pederastas de la institución sigan en activo.
    El Vaticano aseguró hoy que toma “muy en serio” el problema de la pederastia sacerdotal en Alemania, que ha sumido a la Iglesia de ese país en una de sus peores crisis, ya que hasta el momento se han detectado 300 casos de ese tipo de abuso sexual.
    Ciro Benedettini, vicedirector de la sala de prensa del Vaticano, mencionó que la Curia Romana apoyará a todos los obispos alemanes que están atendiendo los casos de pederastia revelados en las últimas semanas.
    Por lo pronto, añadió, apoyarán la petición de la arquidiócesis de Munich para que se designe a un visitador apostólico que investigue los casos de pederastia que se han reportado en la abadía benedictina de Ettal, en Baviera.
    A fines de enero, el semanario Spiegel provocó un escándalo con la revelación de abusos cometidos en los años 70 y 80 en el prestigioso colegio jesuita Canisius, de la ciudad de Berlín.
    Tras estas revelaciones, las denuncias se multiplicaron y salieron a relucir casos que involucran a distintas congregaciones religiosas, como los salesianos, franciscanos o palotinos. Y se están documentando casos de pederastia en las regiones de Frankfurt, Augusta, Hildesheim, Essen, Bonn y Baviera.
    Ni siquiera se salva Munich, donde el Papa Benedicto XVI fue arzobispo en los setenta. Ahí, las autoridades civiles ya abrieron las primeras investigaciones, mientras la arquidiócesis del lugar prometió que habrá “tolerancia cero” hacia sus curas pederastas.
     El próximo 12 de marzo, Benedicto XVI recibirá en audiencia privada al presidente del episcopado alemán, Robert Zollitsch, para debatir las medidas a tomar ante esta grave crisis en la Iglesia alemana.