Condena el Papa el aborto; de la pederastia, nada

jueves, 1 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 1 de abril (apro).- El jefe de la iglesia católica, Benedicto XVI, volvió hoy a pronunciarse en contra del aborto, aunque omitió referirse a las denuncias que pesan en su contra en diferentes partes del mundo por haber brindado protección a sacerdotes pederastas.
    "Es importante para los cristianos no aceptar una injusticia elevada al rango de derecho, por ejemplo cuando se trata del asesinato de niños inocentes que aún no han nacido", dijo.
Durante una misa dedicada a la misión de los sacerdotes, Joseph Ratzinger evitó abordar los escándalos de pederastia en la Iglesia católica que sacuden varios países europeos, sobre todo Alemania, su país natal, así como Estados Unidos, pero, eso sí, calificó de “injusta” la práctica del aborto.
"Los cristianos, como buenos ciudadanos, respetan el derecho y hacen lo justo y bueno", pero "se niegan a hacer lo que, en las disposiciones jurídicas en vigor, no es un derecho sino una injusticia", subrayó.
    En días pasados, el diario estadounidense The New York Times acusó a Joseph Ratzinger de haber encubierto los abusos a más de 200 niños sordos en una escuela de Wisconsin, al norte de Estados Unidos. Sin embargo, sobre ese tema ni una sola mención por parte del Papa.
    Pero su vocero, Federico Lombarda, salió al quite al señalar que Benedicto XVI considera que el escándalo por abusos sexuales cometidos por sacerdotes es una ''prueba para él mismo y para la Iglesia''.
Y, mientras, el cardenal William Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, acusó al diario The New York Times de tratar injustamente al Papa por la manera como manejó las denuncias de pederastia.
    No obstante, el primado de Austria, cardenal Christoph Schoenborn, reconoció la culpa de la Iglesia al presidir una misa realizada bajo el signo del arrepentimiento.
''Gracias por romper vuestro silencio'', dijo Schoenborn a las víctimas. ''Mucho ha salido a la luz. Son menos los que apartan la mirada, pero resta mucho por hacer''.
    La nueva condena que este jueves lanzó el Papa contra el aborto coincide en Italia con la llegada a los hospitales de la península de los primeros lotes de píldora abortiva RU486, cuya comercialización se autorizó en diciembre tras un largo debate parlamentario.
El nuevo presidente de la región de Piamonte, Roberto Cota (derecha), elegido el pasado 29 de marzo en las elecciones regionales, reavivó la polémica al pronunciarse a favor "de la defensa de la vida" y de que la píldora se quede "en los almacenes" y no sea distribuida en su región.
Y hoy Benedicto XVI llamó a los cristianos a ser "personas de paz". Como sacerdotes, agregó, “estamos llamados a ser (...) hombres de paz, estamos llamados a oponernos a la violencia y a tener confianza en el mayor poder del amor".

Comentarios