Difunde El Vaticano "manual" para castigar a curas pederastas

lunes, 12 de abril de 2010

MÉXICO, D.F. 12 de abril (apro).- El Vaticano dio a conocer este lunes el procedimiento que sigue la Iglesia católica para procesar y castigar a sus curas pederastas, mismo que inicia con una investigación de la diócesis y concluye, si se comprueba el delito, con la “expulsión del estado clerical” del sacerdote.
    El Vaticano señaló que para estos casos la legislación que rige es el Código de Derecho Canónico, así como el Motu Proprio Sacramentorum Sanctitatis Tutela, expedido en abril de 2001.
    De acuerdo con estas dos legislaciones eclesiásticas, en cuanto hay una denuncia de abuso sexual, la diócesis a la que pertenece el sacerdote acusado inicia de entrada una investigación sobre el caso.
    Después, si la acusación tiene elementos que la sustenten, el obispo local remite el caso a la Congregación para la Doctrina de la Fe, en Roma, y ésta investiga el asunto pidiendo información complementaria cuando sea necesario.
    La Congregación puede llevar el asunto o bien puede determinar que sea la diócesis la que revise el caso, a través de su tribunal eclesiástico local.
    Por su parte, el sacerdote acusado tiene el derecho a responder a las acusaciones en su contra, incluso a presentar un recurso de defensa ante la misma Congregación para la Doctrina de la Fe.
    En caso de que el clérigo sea juzgado culpable, puede ser condenado a una serie de penas canónicas, que van desde “medidas disciplinarias” –cuando no se da propiamente la pederastia, sino solamente la llamada “efebofilia”-- hasta la “expulsión del estado clerical”, que es el máximo castigo, ya que el Vaticano no dispone de cárceles para que los infractores purguen sus delitos.
    Los mismos sacerdotes acusados, después de aceptar su delito, pueden pedir al Papa la dispensa de la obligación del sacerdocio. Y el pontífice concede estas peticiones para el bien de la Iglesia.
    Por último, la Congregación para la Doctrina de la Fe le pide al obispo local emitir un decreto en el que haga público que su sacerdote pederasta tiene prohibido ejercer el ministerio y regresa a su estado laical.


Comentarios