Urge Obama al mundo a contener el terrorismo nuclear

lunes, 12 de abril de 2010

WASHINGTON, 12 de abril (apro).- Estados Unidos exhortó al mundo a hacer un compromiso formal y serio, de actuar con celeridad y con los recursos o medidas que sean necesarias para contener cualquier posibilidad de amenaza de terrorismo nuclear.
Al iniciar la Cumbre de Seguridad Nuclear convocada por el propio presidente Barack Obama, la Casa Blanca urgió a la comunidad internacional a considerar el terrorismo nuclear como la amenaza más grave a la seguridad nacional.
El resto del planeta se debe de ajustar a los mecanismos internacionales de control de armamento atómico y la no proliferación de armas para contener aspiraciones de naciones que no comulgan con la doctrina de Washington.
En el encuentro internacional, convocado por Obama y que se realiza en el Centro de Convenciones de Washington, D.C., participan 47 países, la ONU y la Unión Europea, además de la Agencia Internacional de Energía Atómica.
Obama intenta convencer a la comunidad internacional de que la peor amenaza para la seguridad de cualquier nación es que grupos terroristas puedan adquirir armas nucleares o la tecnología para desarrollarlas.
Este lunes, al inaugurar el evento en que participan México, Brasil, Chile y Argentina, el gobierno de Estados Unidos y el de las otras potencias nucleares, como Rusia, Gran Bretaña, China y Francia, unieron su voz para declarar la necesidad de que el mundo contenga cualquier ansiedad de carrera nuclear o posibilidades de proliferación de armas atómicas, con el potencial de caer en manos de grupos terroristas como Al-Qaeda.
En medio de una de las medidas de seguridad más estrictas que se han aplicado en Washington, D.C., para garantizar la integridad de los jefes de estado y de gobierno asistentes a la Cumbre de Seguridad Nuclear, Obama pretende comprometer a sus invitados a definir un documento que se firmará este martes, al concluir la sesión, en el que se reafirme la promesa de contar con mejores controles de material nuclear.
Políticamente, la Cumbre es una prueba de las habilidades diplomáticas de Obama, quien deberá convencer al mundo de la amenaza que representan a la seguridad de las naciones los arsenales nucleares que no se ajustan a las reglas internacionales de la no proliferación de armas.
De acuerdo con expertos, la declaración conjunta que saldrá de la Cumbre debe imponer acciones consistentes con las resoluciones definidas y aprobadas en la ONU, para no sólo controlar el desarrollo y proliferación de armas nucleares, sino contener las aspiraciones que en esta materia tienen países como Irán y Corea del Norte.
La problemática que tiene en este punto el presidente Obama es establecer hasta qué punto se puede interpretar el desarrollo de tecnología nuclear como amenaza a la seguridad y estabilidad mundial, si el país que lo lleva a cabo argumenta que lo hace con fines de aprovechamiento civil, como el de energías alternativas y no para fabricar armas de destrucción masiva.
En la primera jornada formal de la Cumbre de Seguridad Nuclear, se abrieron los parámetros de la importancia que tiene para todo el planeta contar con garantías de que las armas o la tecnología nuclear no caerán en las manos equivocadas, como los terroristas.
En la cena de trabajo que encabezó Obama y con la cual concluyó la primera jornada, se abordaron los detalles pendientes de la declaración conjunta que se dará a conocer al concluir este martes la sesión plenaria, donde participarán todos los jefes de las delegaciones asistentes.

Comentarios