Fariñas mantiene huelga de hambre; Castro se desentiende

martes, 6 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 5 de abril (apro).- Orlando Fariñas, el disidente cubano que lleva 41 días en ayuno voluntario, en demanda de la liberación de los presos políticos en Cuba, refrendó hoy su disposición a llevar hasta sus últimas consecuencias su protesta.
Psicólogo de profesión, con 15 kilos de peso menos, Fariñas no se sorprendió por las declaraciones del presidente de la isla, Raúl Castro en el sentido de que no iba a ceder al “chantaje” de sus enemigos.
    Y más: advirtió que su gobierno no se responsabiliza por la posible muerte de Fariñas.
    "Era de esperar (...) que me van a dejar morir", declaró a la agencia Reuters el huelguista cubano, de 48 años de edad.
Desde la habitación de un hospital público de la ciudad de Santa Clara, a 270 kilómetros al este de La Habana, Fariñas, dijo que lo que hace el gobierno de Castro es un “asesinato de Estado".
Castro acusó a Estados Unidos y a la Unión Europea por instigar las huelgas de Fariñas y de Orlando Zapata, un preso político que murió en febrero tras 85 días de ayuno.
La muerte de Zapata y la huelga de Fariñas hicieron llover críticas internacionales por la situación de los derechos humanos en la isla, deteriorando las relaciones con Estados Unidos y Europa.
Castro dijo que Cuba es blanco de una "descomunal campaña de descrédito" y no aceptará chantajes ni presiones, vengan de dónde vengan.

Comentarios