Ratzinger no protegió a Marcial Maciel: el Vaticano

jueves, 8 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 8 de abril (apro).- La tesis que señala que Joseph Ratzinger encubrió los actos de pederastia de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, es “paradójica y ridícula”, afirmó hoy el vocero del Vaticano, Federico Lombardi.
    En declaraciones a la agencia católica austriaca Katholic Press, Lombardi aseguró que, muy al contrario, “fue justamente el servicio de Ratzinger, a la cabeza de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el que hizo avanzar el procedimiento (contra Marcial Maciel)”.
        De esta manera, el también director de la sala de prensa de la Santa Sede respondió a un artículo publicado en la revista alemana Stern, donde se sostiene que Ratzinger –cuando era encargado de ese dicasterio-- archivó las denuncias por pederastia que tenía Maciel.
    Esta misma acusación contra el papa Benedicto XVI la han hecho varias víctimas del cura pederasta, principalmente los exlegionarios mexicanos José Barba y Alejandro Espinosa, quienes todavía en febrero pasado reiteraron su acusación ante la comisión vaticana que actualmente investiga a los Legionarios de Cristo.
    Sobre estas acusaciones, Lombardi agregó:    “La vehemencia y la inconsistencia de muchas acusaciones nos deja verdaderamente desconcertados, sobre todo en el objetivo: poner en discusión la limpia conducta del Papa, que es de por sí un hecho gravísimo”.
    El vocero vaticano recalcó que fue “comprobada con seguridad la culpa de Maciel”, debido a “la presión hecha por Ratzinger”.
    La mejor prueba de ello, dijo, fue el castigo que en 2006 le impuso Benedicto XVI al sacerdote mexicano, cuando lo relegó a “llevar una vida reservada de oración y penitencia, alejado de todo ministerio público”.
    A la defensa del Papa se sumó hoy el arzobispo de Nápoles, Italia, monseñor Crescenzio Sepe, quien calificó esa serie de acusaciones como una “gravísima plaga” que intenta manchar la imagen del pontífice.
    En días pasados, el cardenal Angelo Sodano, la Radio Vaticana y la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), entre otros jerarcas e instancias eclesiásticas, también externaron su respaldo a Benedicto XVI, señalando que es víctima de una campaña difamatoria.
    Mientras tanto, la Santa Sede dio a conocer hoy que México es el país latinoamericano con más casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra menores de edad.
    La Congregación para la Doctrina de la Fe –según revelaron fuentes vaticanas– detectó en México 100 abusos de este tipo entre 2001 y 2010. Entre esos casos se encuentran los llamados “delicta graviora” (delitos graves).
    “Estas estadísticas colocan a México por encima de Brasil, ambos países son seguidos a distancia por los demás países de América Latina”, dijo la fuente vaticana.
       Sin embargo, para Marco Politi, uno de los más prestigiados vaticanistas, estos 100 casos de abuso sexual realmente son un número pequeño, si se toma en cuenta que México, después de Brasil, es el país con más católicos en América Latina, puesto que el 85% de su población profesa esa religión.

Comentarios