Anuncia Obama nueva estrategia contra el consumo de drogas

martes, 11 de mayo de 2010

WASHINGTON, 11 de mayo (apro).- Al difundir su “nueva estrategia nacional” para reducir el consumo de drogas, la Casa Blanca admitió que durante los últimos 40 años ha fracasado en Estados Unidos la lucha contra el trasiego y demanda de estupefacientes.

“Desde hace más de 40 años, cuando el presidente (Richard) Nixon declaró a las drogas el enemigo público número uno, hemos estado hablando de la guerra contra los narcóticos, pero no creo que el público estadunidense la considere con un alto nivel de éxito”, reconoció Gil Kerlikowske, director de la Oficina de Política Nacional para el Control de las Drogas (ONDCP, por sus siglas en inglés).

En conferencia de prensa, Kerlikowske también admitió que el problema de la corrupción por el narcotráfico se constituye en un obstáculo para acabar con el flagelo de los estupefacientes.

“La corrupción entre las agencias de la ley, así como entre los funcionarios no es un problema exclusivo de algún país en particular, creemos que hemos trabajado duro para combatir a la corrupción, especialmente a nivel local”, asumió el también conocido como zar antidrogas de la Casa Blanca.

Sin embargo, la nueva estrategia del presidente Barack Obama para reducir el consumo de drogas no es en sus objetivos nada distinta a las que se han dado a conocer en los últimos 20 años, por lo menos desde que se creara la ONDCP durante la administración de George H.W. Bush, de ahí que Kerlikowske admitiera ante la prensa la “percepción de fracaso”, que él achacó al público estadunidense.

La estrategia de Obama define, por ejemplo, cinco puntos específicos que se deben alcanzar a un mediano plazo.

Entre ellos destaca la reducción en 15% de la tasa de consumo de drogas entre los jóvenes; la disminución en 10% del consumo entre adultos jóvenes; abatir en 15% el número de casos crónicos de consumo de drogas, y bajar en 15% la incidencia de muertes causadas por las drogas, así como disminuir en 10% la prevalencia del manejo por personas drogadas.

“Cuando desarrollamos el objetivo de 15% –en reducción del consumo entre los jóvenes--, mucha gente se sorprendió de lo ambicioso, pero su pregunta no lo considera como lo suficientemente ambicioso, créame; en esta estrategia consideramos que es posible lograrlo si trabajamos muy fuerte”, subrayó Kerlikowske cuando se le cuestionó sobre lo corto de los objetivos que marca la estrategia en comparación al costo que tiene para México la demanda de drogas en Estados Unidos y que, en lo que va del sexenio de Felipe Calderón, ha dejado un saldo de más de 22 mil muertos.

El director de la ONDCP también matizó que Estados Unidos dejó de ser el consumidor número uno de drogas per cápita, y que la decisión del presidente Obama es no sólo abordar el tema del consumo a escala nacional, sino apoyar a los países aliados en la lucha contra el trasiego de los narcóticos, en especial a países como México y Colombia.

En tanto Obama sostuvo que “al aumentar la prevención en entidades comunitarias, expandir el tratamiento, reforzar las acciones de las agencias de la ley y colaborar con nuestros aliados en el mundo, reduciremos el consumo de drogas y el gran daño que causa en nuestras comunidades”.

La demanda y consumo de drogas en Estados Unidos es, según Kerlikowske, el problema número uno que tiene Estados Unidos, pero el zar antidrogas de la Casa Blanca no pudo contestar a la pregunta que se le formuló sobre la razón por la que Obama no presentó personalmente la estrategia, tomando en cuenta que declaró como el problema más importante de su país al consumo de las drogas.

“Francamente, el presidente tiene que ver muchos asuntos, en particular la semana pasada y ésta. Y no es por falta de compromiso de su parte, está incluso actualmente tratando de encontrar tiempo en un increíble y ocupado calendario”, atajó Kerlikowske.

Comentarios