Por falta de pruebas, absuelven a obispo alemán acusado de pederastia

viernes, 14 de mayo de 2010

MÉXICO D.F., 14 de mayo (apro).— Monseñor Walter Mixa, quien renunció a su cargo de obispo de la diócesis de Augsburgo, Alemania, para enfrentar las acusaciones de pederastia, fue absuelto hoy de dichos cargos por las autoridades judiciales alemanas, las cuales no encontraron ninguna prueba en su contra.

“Las sospechas por presuntos abusos sexuales no se han confirmado”, dijo el fiscal Helmut Walter, de la fiscalía de Ingolstadt, al anunciar que daba carpetazo al asunto.

De esta manera, no se encontró culpable a Mixa, quien presentó su dimisión como obispo el pasado 21 de abril y siempre se declaró inocente. La dimisión fue aceptada por el Papa Benedicto XVI, el pasado 8 de mayo.   

Las primeras acusaciones contra Mixa señalaban que daba brutales palizas a menores de edad, en el hospicio de Schrobenhausen, donde fue párroco de 1975 a 1996.

Después, la prensa alemana señaló que Mixa era además pederasta, pues solía invitar a estudiantes a sus estancias privadas, para compartir baños de sauna, donde abusaba sexualmente de los jóvenes.

A estas acusaciones siguieron otras más: se dijo que abusó sexualmente de un muchacho de la localidad de Eichstatt y que también malversó fondos de la Iglesia.

Pese a que las autoridades judiciales no encontraron pruebas en contra de Mixa, el investigador independiente Sebastián Knott aseguró hoy a la prensa que, por lo menos, Mixa sí solía golpear a los menores de edad a puñetazos y a palos.

Knott agregó que las mismas víctimas de Mixa –actualmente ya personas adultas-- han relatado los malos tratos que recibían en el hospicio de Schrobenhausen.

Knott relató incluso cómo se daban estas golpizas: “Mixa decía con frecuencia frases como: `Tienes el demonio en el cuerpo y te lo voy a sacar´, y luego empezaba a golpear a sus víctimas”.

Y señaló que, hasta las monjas que colaboraban con Mixa en el orfanato, lo instaban a que siguiera golpeando a los niños, gritando animadas “¡dale! ¡dale duro!”.

Pese a estas acusaciones, Mixa ha quedado absuelto.