Evo Morales pide al Papa la abolición del celibato

lunes, 17 de mayo de 2010

MÉXICO D.F., 17 de mayo (apro).- Evo Morales, presidente de Bolivia, le propuso hoy al Papa Benedicto XVI que suprima el celibato entre sus ministros de culto y que además le otorgue el sacerdocio a las mujeres, con el fin de superar la actual crisis de la Iglesia provocada por la pederastia clerical.

Evo Morales le hizo personalmente estas sugerencias al pontífice, a través de una carta, durante una audiencia privada de 25 minutos que ambos sostuvieron la mañana de este lunes, en el Palacio Apostólico del Vaticano.

En su carta, redactada en español, el presidente de Bolivia le pide “muy respetuosamente” al Papa que democratice y humanice la estructura eclesial para superar la actual crisis, ya que la Iglesia actualmente “está herida y en pecado”.

Agrega la misiva:

“Democratizarla para que a todas las hijas e hijos de Dios, que son iguales ante sus ojos, se les reconozcan los mismos derechos religiosos y que las mujeres puedan tener las mismas oportunidades que los hombreas para ejercer plenamente el sacerdocio”.     Y respecto al celibato sacerdotal, menciona:

“La Iglesia no tiene que negar una parte fundamental de nuestra naturaleza como seres humanos y debe abolir el celibato. Así habrá menos hijas e hijos no reconocidos por sus padres, así podremos sincerarnos con la realidad”.

En su misiva, Evo Morales pide además proteger “con mucha decisión” a los niños que son víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes, quienes “pecan y también delinquen” al cometer estos actos.

Tras su reunión con el Papa, el mandatario dio una conferencia de prensa en la cual dijo ser un “católico de base”, por lo cual sus propuestas solo pretenden ser una “humilde contribución” para superar la crisis de la Iglesia, que se manifiesta en la pérdida constante de fieles católicos.

El Vaticano, por su parte, no hizo referencia oficial a la misiva, solo dijo –en un comunicado—que el encuentro entre ambos personajes se desarrolló en un clima de cordialidad  y de “fructuosos intercambio de opiniones”.

Y agregó que, entre los temas abordados, se habló de “la situación del país sudamericano, en particular de la colaboración entre la Iglesia y el Estado en materia de educación, sanidad y políticas sociales en defensa de los derechos de los más débiles”.

El embajador de Bolivia en El Vaticano, Carlos de la Riva, dijo que Evo Morales no pretendió ser impertinente con el pontífice, ni tampoco buscó decirle qué hacer, simplemente –dijo—fueron puntos de vista externados por un fiel católico que, además, invitó al Papa a visitar Bolivia.

Comentarios