Violencia deja 31 muertos en Jamaica

martes, 25 de mayo de 2010

MÉXICO, DF, 25 de mayo (apro).- Los enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y bandas criminales en Jamaica dejaron este día un saldo de al menos 31 personas muertas, la mayoría civiles, luego que se anunciara la extradición a Estados Unidos de un capo del narcotráfico, según informaron las autoridades policiales.

El director de comunicaciones de la dependencia, Karl Angell, reveló que 28 civiles fallecieron y 25 resultaron heridos en el vecindario Tivoli Gardens, al oeste de Kingston.

La zona había sido tomada desde ayer lunes por oficiales fuertemente armados, quienes buscaban al narcotraficante Christopher Dudus Coke.

Por tercer día consecutivo, las fuerzas de seguridad jamaiquinas intensificaron su ofensiva en los barrios miserables más violentos de la capital de Jamaica, tratando de localizar al mafioso.

Los allanamientos de este martes se centraron en edificios, casas y bodegas en busca de armas, donde se enfrentaron con seguidores enmascarados del líder pandillero.

Según reportes policiales, la ofensiva se centró en el corazón de los barrios marginales de Kingston, que desde hace tiempo padecen la violencia entre pandillas.

En esos lugares, Coke es visto como una especie de Robin Hood.

Mientras tanto, las calles de Kingston fuera de la zona de batalla lucían vacías, pues escuelas y varios comercios cerraron; los hospitales ofrecían sólo servicios de emergencia y el gobierno solicitó donaciones de sangre.

Ante el aumento de la violencia, el gobierno jamaiquino des´plegó desde el domingo el estado de emergencia por un mes.

El martes, el tercer día consecutivo de inestabilidad, enmascarados en West Kingston se escondieron entre las calles e instalaron barricadas con alambre de púas y chatarra para impedir la entrada de extraños.

Las detonaciones de armas de fuego se oían en los vecindarios de la costa sur jamaiquina, lejos de las zonas turísticas de la costa norte.

Al inicio no estaba claro lo que ocurría dentro de los barrios, donde los seguidores de Coke empezaron a congregarse la semana pasada, cuando el premier, Bruce Golding, dejó de lado su apatía de nueve meses para proceder a extraditar al capo, quien tiene vínculos con su propio partido político.

La violencia no ha llegado a los vecindarios más acaudalados de Kingston, pero pandillas de tugurios justo fuera de la capital se sumaron a la lucha, erigieron barricadas en los caminos y dispararon contra los soldados.

En Spanish Town, un barrio peligroso localizado fuera de las zonas donde se impuso el estado de emergencia, se reportó que un tiroteo dejó dos muertos, entre ellos un menor.

En el pueblo de Portmore, con intensa actividad pandillera, la policía dijo que sicarios dispararon contra una camioneta en la que viajaban residentes locales.

West Kingston, que incluye el barrio marginal de Trenchtown, donde nació el ídolo del reggae Bob Marley, seguía siendo el centro de la violencia.

Según reportes de última hora, pandilleros vinculados al crimen organizado atacaron este martes a agentes en torno de un hospital de Kingston, donde eran conducidos los cuerpos de las víctimas fallecidas el lunes en los enfrentamientos que se desataron en la capital jamaiquina.

 

 

Comentarios