Kirchner, secretario general de Unasur

martes, 4 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 4 de mayo (apro).- Por unanimidad, los presidentes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) designaron este martes al exmandatario argentino, Néstor Kirchner, como secretario general del bloque subregional de integración.

Kirchner, actual diputado nacional, fue calificado por los asistentes como un hombre solidario, con experiencia y dotes necesarias para ocupar el cargo.

Ante los presidentes reunidos en la cumbre de Unasur, que se celebra en la localidad bonaerense de Cardales, el exmandatario argentino tomó juramento y prometió "asegurar el proceso de integración de América Latina".

No obstante, su designación abre un interrogante sobre si renunciará a su banca o pedirá una licencia como legislador, ya que el tratado constitutivo de Unasur establece la dedicación exclusiva al cargo.

El tratado señala que el secretario general será elegido "por un período de dos años, renovable por una sola vez", y establece que durante el ejercicio de sus funciones, tendrá dedicación exclusiva, no solicitará ni recibirá instrucciones de ningún gobierno ni entidad ajena a la Unasur, y se abstendrá de actuar en forma incompatible con su condición de funcionario internacional responsable únicamente ante esta organización internacional.

Al presentar la postulación de Kirchner, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo: “Se requiere de una figura de alto nivel para el liderazgo” del bloque, sobre todo para que se cumplan las decisiones que toman los presidentes en sus encuentros.

Cristina Fernández, presidenta de Argentina, esposa y sucesora de Kirchner, anunció entre risas que “por obvias razones me voy a abstener, no voy a emitir ninguna opinión” sobre la candidatura.

En tanto, el presidente de Uruguay, José Mujica, afirmó que respaldaba a Kirchner "sin pedir condiciones y sin que nadie lo haya pedido".

"Apoyamos el consenso, y vamos a seguir en esa política, apostando a la buena fe sin condiciones", dijo aunque reconoció que su respaldo le suponía un costo político.

"Teniendo contradicciones muy fuertes en nuestro país, a este presidente políticamente le cuesta el paso que da, como le cuesta también seguramente al gobierno argentino, porque los gobiernos no hacen lo que quieren sino lo que pueden", subrayó el mandatario uruguayo.

Tras el nombramiento, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, afirmó que la designación del exmandatario argentino consolida una etapa más en el fortalecimiento del bloque que en diciembre de 2004 formaron los 11 países de América del Sur.

“Kirchner tiene experiencia, conoce el Continente, las dificultades políticas, ideológicas, las diferencias, y creo que es ciento por ciento apto para ser un extraordinario secretario general”, consideró.

Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó como “histórica” la reunión porque marcará una “fecha inolvidable” en la que, después de años de debates, por fin la Unasur alcanzó un consenso para nombrar a un político admirable y solidario.

Y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se declaró “feliz por el gran amigo y compañero Kirchner”, sobre todo por ser una decisión de consenso en el complejo proceso de unidad sudamericana.

Más cauto, el mandatario chileno Sebastián Piñera afirmó que este nombramiento, que se da en el marco del Bicentenario de la Independencia de nueve países latinoamericanos, representa un desafío para avanzar en metas concretas en el desarrollo de la región.


Condenan ley Arizona

Durante la cumbre, los mandatarios de Unasur rechazaron la reciente ley antiinmigrante aprobada el mes pasado en el estado de Arizona (EU).

Los presidentes repudiaron “la criminalización de las personas inmigrantes” contenidas en la Ley SB1070, que permite la posibilidad de detener a personas de manera discrecional por consideraciones raciales, étnicas, de lenguaje y estatus migratorio.

En el documento, el bloque advirtió que la criminalización se establece a partir del cuestionable concepto de “duda razonable”, cuyo efecto podrían ser la legitimación de actitudes racistas en la sociedad.

Y alertó que la ley entraña “el peligro latente de violencia racial con lamentables episodios de los que ya hemos sido víctimas ciudadanos sudamericanos”.

También reconoció la importancia de las expresiones de rechazo a la ley que han sido manifestadas por el propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama, otros países y la Organización de Estados Americanos (OEA).

El repudio a la Ley Arizona fue propuesto por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien en su país ya había denunciado que esta norma viola derechos humanos fundamentales.

“Es un insulto a la dignidad humana, un insulto a la humanidad, criminalizar, meter preso a un inmigrante por no tener papeles”, acusó el mandatario.

En otro tema, Unasur reafirmó su apoyo a la Corte Penal Internacional y destacó la oportunidad que significará la primera conferencia de revisión del Estatuto de Roma de dicho tribunal, que tendrá lugar en Kampala (Uganda) a partir del 31 de mayo próximo.

Los mandatarios también decidieron aprobar los lineamientos de la llamada "estrategia energética suramericana, los lineamientos del plan de acción para la integración energética regional y la estructura del tratado energético suramericano".

En su intervención en la cumbre, algunos presidentes exhortaron a los parlamentos de los países que no han ratificado el tratado de Unasur a que lo hagan.

El tratado ha sido ratificado por los congresos de Bolivia, Ecuador, Venezuela y Guyana, pero se necesita la aprobación de al menos nueve de los 12 miembros del bloque –integrado por Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Bolivia, Colombia, Guyana, Perú, Uruguay, Venezuela, Paraguay y Surinam– para que entre plenamente en vigor.

Comentarios