Se jubila obispo irlandés que encubrió a cura pederasta

jueves, 6 de mayo de 2010

MÉXICO, D.F., 6 de mayo (apro).- El obispo Joseph Duffy, acusado de encubrir a un cura pederasta, renunció hoy a la diócesis de Clogher.

La dimisión del prelado no tiene nada que ver con el hecho de haber callado los abusos cometidos en 1989 por un sacerdote cuando estaba adscrito en la diócesis de Enniskillen, Irlanda del Norte, sino por haber cumplido con la edad límite que exige la Iglesia católica para jubilarse, que es de 75 años.

El papa Benedicto XVI aceptó la renuncia de Duffy, quien cumplió 76 años, y designó en su lugar a Liam MacDaid, de 64 años, hasta ahora canciller de la curia de la misma diócesis irlandesa.

Junto con Duffy renunció también el obispo auxiliar de la diócesis de Derry (Irlanda), Francis Lagan, por haber cumplido los 75 años.

En marzo pasado, Joseph Duffy reconoció haber ocultado los abusos de un sacerdote en su diócesis de Enniskillen (Irlanda del Norte) en 1989.

Y ahora aparece en la lista de los prelados que en los últimos meses han dimitido después de conocerse los dos informes oficiales irlandeses --el Informe Ryan y el Informe Murphy-- en los que se dio a conocer que durante 70 años centenares de niños de Irlanda sufrieron abusos sexuales por parte de sacerdotes en ese país, sobre todo en la archidiócesis de Dublín desde 1975 a 2004.

Los otros tres son James Moriarty, obispo de Kildare y Leighlin; Donald Murray, obispo de Limerick, y John Magee, prelado de Cloyne, quien fue secretario privado de los papas Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II.

A estos tres les fue aceptada la renuncia de conformidad con el artículo 401/2 del Código de Derecho Canónico, por el que "se ruega encarecidamente" a los obispos diocesanos que presenten su renuncia "si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo".

Otros dos obispos auxiliares de Dublín, Eamonn Walsh y Ray Field, también presentaron su renuncia y se espera que en fechas próximas el Papa las acepte.

La dimisión de los prelados es consecuencia de la carta enviada por Benedicto XVI a los católicos irlandeses en marzo pasado, en la que pidió perdón a las víctimas de los curas pederastas, a quienes exigió responder ante Dios y los tribunales y ordenó una inspección de las diócesis y seminarios donde se cometieron los abusos.

El pasado 23 de abril, Benedicto XVI destituyó al obispo de Brujas (Bélgica), Roger Joseph Vangheluwe, de 74 años, por abusar sexualmente de un joven belga cuando era sacerdote.

Comentarios