Representante del Papa apuntala diálogo de la Iglesia con Cuba

martes, 15 de junio de 2010

LA HABANA, 15 de junio (apro).- El secretario del Vaticano para las Relaciones con los Estados, Dominique Mamberti, desembarcó esta noche en La Habana para cubrir una amplia agenda de cinco días, que incluye la posible liberación de presos políticos, su participación en un encuentro de reflexión interna de la Iglesia católica y una amplia reunión con el presidente Raúl Castro.
Dominique Mamberti arribó a La Habana en momentos en que la Iglesia católica y el gobierno comunista de Cuba sostienen un diálogo histórico, a través del que se ha logrado la liberación de un opositor enfermo y el traslado de una docena de presos a cárceles cercanas a sus lugares de origen.
El enviado del papa Benedicto XVI llegó al Aeropuerto Internacional José Martí de la capital cubana a las 19:10 (hora local), en donde fue recibido por el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, y representantes del Partido Comunista de Cuba (PCC).
La Cancillería cubana informó que el secretario del Vaticano para las Relaciones con los Estados iniciará el miércoles sus actividades oficiales con la colocación de una ofrenda floral ante el Monumento al Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en el Palacio de la Revolución.
Más tarde se entrevistará con el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, y sostendrá un encuentro con el cuerpo diplomático acreditado en la isla.
El portavoz de la Arquidiócesis de La Habana, Orlando Márquez, señaló que el enviado papal inaugurará el mismo miércoles por la tarde la X Semana Social Católica, una reunión de reflexión interna sobre diferentes temas de la actualidad.
Al encuentro, que iniciará el 16 y concluirá el 19 junio, asistirán 126 delegados diocesanos, invitados especiales y panelistas (economistas y sociólogos no católicos) que participarán en cuatro mesas de reflexión.
Intelectuales cubanos, creyentes y no creyentes, residentes en Cuba y en el exterior, participarán en los paneles “Diálogo entre cubanos”, “Los espacios públicos de la Iglesia”, “Economía y sociedad” y “Reconciliación entre cubanos”.
Rafael Hernández, reconocido intelectual y director de la revista cubana Temas, participará en el panel “Reconciliación entre cubanos”, junto a Arturo López-Levy, ensayista radicado en Estados Unidos, y Lenier González, editor de Espacio laical, órgano del Consejo de Laicos de la Arquidiócesis de La Habana.
En el panel “Economía y sociedad” participarán Omar Everleny Pérez Villanueva y Pavel Vidal, reconocidos investigadores del Centro de Estudios de la Economía Cubana de la Universidad de La Habana.
En el mismo panel participará Carmelo Mesa Lago, un prestigioso académico y economista en el exilio. Mesa Lago es catedrático de Economía y Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Pittsburgh.
La llegada del canciller del Vaticano despertó varias expectativas en los grupos de la oposición, que consideran que la presencia de Dominique Mamberti podría presionar al gobierno cubano a liberar a varios de los denominados “presos políticos”.
Por cierto, en vísperas del arribo a Cuba del enviado papal fue excarcelado con licencia extrapenal el opositor Ariel Sigler Amaya, quien se encuentra enfermo, y además se trasladó a doce presos, del grupo de 75 condenados en el 2003, a cárceles menos alejadas de sus domicilios.
La reubicación y liberación de prisioneros políticos se realiza gracias a la mediación de la Iglesia católica, principalmente por la gestión realizada por el cardenal Jaime Ortega Alaminos, arzobispo de La Habana.
La excarcelación de Sigler, quien se encontraba en un hospital habanero, y la reubicación de otros seis reclusos fue anunciada oficialmente el viernes pasado por la Arquidiócesis de La Habana.
Fuentes oficiales confirmaron a Apro que por lo menos otros seis opositores detenidos, del llamado Grupo de los 75, todos presos hace siete años por “colaborar con Estados Unidos”, obtendrán en los próximos días “licencia extrapenal”, que en la práctica es una liberación de facto.
La jerarquía católica cubana mantuvo durante meses conversaciones con el gobierno comunista de La Habana para pedir atención médica a los presos políticos enfermos, el traslado de otros a sus provincias (estados) y la liberación de otros.
La Iglesia católica pasó de una presencia marginal, muchas veces casi invisible, a un protagonismo nunca visto en los últimos 50 años en Cuba.
La última visita a la isla de un alto representante del Papa se produjo en febrero de 2008 y la protagonizó el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarsicio Bertone, quien asistió a la celebración del décimo aniversario del viaje a Cuba del papa Juan Pablo II.

Comentarios