Destituye Obama al jefe de Operaciones Militares en Afganistán

miércoles, 23 de junio de 2010

WASHINGTON, 23 de junio (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, destituyó al general Stanley McChriystal, como jefe de las Operaciones Militares de su país y de la OTAN en Afganistán, luego de que éste criticara la estrategia bélica de la Casa Blanca y se burlara de algunos integrantes del Gabinete de Seguridad.

“No tomé esta decisión con base a las diferencias políticas con el general McChrystal, porque estamos en total acuerdo sobre nuestra estrategia. Ni tampoco lo decido por asumir insultos personales”, declaró el presidente Obama en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, donde hizo publica su decisión.

“Es muy difícil perder al general McChrystal, pero creo que es la decisión correcta con respecto a nuestra seguridad nacional”, apuntó Obama, quien anunció la nominación del general David Petraeus, jefe de las operaciones militares en Irak, para que se haga cargo de la estrategia de combate contra los talibán y Al-Qaeda en Afganistán.

El despido de McChrystal se materializó tras la reunión de 20 minutos que sostuvo el militar con el presidente Obama en la Casa Blanca, luego de que el mandatario lo llamara a Washington para hablar frente a frente sobre las criticas a la estrategia militar en Afganistán, y los insultos personales a los integrantes del Gabinete de Seguridad que hizo durante la entrevista que le concedió a la revista Rolling Stone.

“La conducta representada recientemente en el artículo publicado no cumple con el estándar que debe establecer un comandante general. Eso minimiza el control civil sobre lo militar que es el punto central de nuestro sistema democrático y también erosiona la confianza que es necesaria para nuestro trabajo de equipo y alcanzar nuestros objetivos en Afganistán”, acotó Obama.

La analogía que utilizó el mandatario estadunidense fue muy clara en estipular que él, como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, no iba a permitir una subordinación de ningún general.

Luego de que este lunes se difundiera el contenido del artículo de The Rolling Stone, se daba ya por hecho el relevo de McChrystal. Al hacerlo, Obama no permitió que se le criticara por debilidad o intimidación ante los jefes militares del Pentágono, como precisamente lo sostiene el general despedido en el artículo de la revista; y eludió la posibilidad de que lo tildaran de débil, en caso de que hubiese decidido perdonar al sublevado y dejarlo a cargo de las operaciones bélicas en Afganistán.

Petraeus es un militar con experiencia sobre las operaciones en Irak y Afganistán, ya que se le considera el mentor de McChrystal en esta materia, por lo que su nominación fue muy bien recibida en el Congreso federal, tanto por legisladores demócratas como por los republicanos, quienes estaban expectantes del futuro del general caído en desgracia.

“Es también verdad que nuestra democracia depende de que las instituciones sean más fuertes que los individuos, y esto incluye la adherencia estricta de la cadena de mando en las fuerzas armadas, y el respeto al control civil sobre esa cadena de mando”, aclaró el presidente Obama.

“Es por eso que como comandante en jefe considero que esta decisión es necesaria para mantener la rendición de cuentas al nivel de los estándares del centro de la democracia”, agregó.

Comentarios