Trata de personas deja ganancias de 2,500 millones de euros al año

martes, 29 de junio de 2010

MADRID, 29 de junio (apro).- En Europa las redes de trata de personas obtiene ganancias de 2 mil 500 millones de euros cada año con la explotación sexual y los trabajos forzados, dijo Antonio María Costa, director de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC).

         Este que es uno de los “negocios ilícitos más lucrativos en Europa”, que mantiene atrapadas a un promedio de 140 mil víctimas en este “círculo vicioso de violencia, abuso y degradación a lo largo y ancho del territorio europeo”.

         Al poner en marcha en España la campaña Corazón Azul contra la trata de personas, el responsable de la ONUDC ofreció datos del informe que sobre el tema recientemente presentó su organismo, en el que se señala que no se vislumbra ninguna señal clara de que el número global de víctimas disminuya.

         “Por el contrario, la trata aumenta vertiginosamente, a razón del 50% anual, ya que hasta 70 mil víctimas más son explotadas cada año”.

         “El 84% de las víctimas son sometidas a explotación sexual. En Europa, uno de cada siete trabajadores sexuales son forzados a ejercer la prostitución. Por lo general las víctimas son engañadas, manipuladas y obligadas a prestar servicios en locales ilícitos cuyos dueños las dominan y coaccionan, atrapándolas en una “burbuja” de represión y abuso”, dice el informe.

         Según los especialistas, estiman que cada dos años el promedio de 140 mil víctimas son cambiadas de destino y su lugar es ocupado por otro grupo de mujeres víctimas de las redes.

“Los europeos creemos que la esclavitud fue abolida hace siglos. Pero mirad a vuestro alrededor y veréis esclavos por doquier. Debemos hacer mucho más por reducir la demanda de productos fabricados por esclavos y la explotación”, dijo Costa

         El mencionado programa fue presentado hoy por la ministra de Igualdad española, Bibiana Aido, por Antonio María Costa de Onudc, y por las “madrinas” del programa que son las actrices Mira Sorvino, ganadora del Oscar con la película Poderosa Afrodita de Woody allen, la española Belem Rueda y la periodista y activista mexicana Lydia Cacho.

         Sorvino, quien actuó en la película Mimic del mexicano Guillermo del Toro,         relató su encuentro con varias víctimas en un centro de acogida y rehabilitación de víctimas, donde la mayoría son ecuatorianas, paraguayas, rumanas y nigerianas.

         “La mayoría fueron engañadas, incluso algunas por un ser querido, para venir a España para trabajar, pero fueron forzadas a trabajar como prostitutas en un prostíbulo al lado de la carretera”, recordó.

         Relató el caso de una mujer a la que su maltratador le rompió las costillas al recargar su rodilla contra el pecho de la mujer, y así fue obligada a prostituirse.

         “Finalmente, acabó contagiada de enfermedades de transmisión sexual lo que, paradójicamente, la alegró porque era la única forma en que dejó de trabajar y así recuperaría su libertad”, recordó Sorvino.

         Contó el caso de una nigeriana que mediante engaños de que en España conseguiría trabajo y ganaría suficiente dinero para enviarle a su hija que se quedó en su país, llegó primero escondida en la bodega de un barco, como en los años de la esclavitud, y ya en Europa fue obligada a prostituirse.

         “Al llegar a España le dijeron que les debía 50 mil euros a los hombres que la trajeron, por lo cual debía prostituirse para pagar su adeudo, o de lo contrario matarían a su hija, que quedó al cuidado de esta red mafiosa.

         “Pero cada que envía dinero y habla a estas personas, le ponen a la hija al teléfono, la golpean y ella la escucha llorar. El problema es que este caso fue detectado por una ong cuando la mujer estaba en un centro de detención preparándose para ser deportada por las autoridades españolas”.

Según el informe del ONUDC, en Europa la mitad de las víctimas proceden de los Balcanes (32%) y la ex Unión Soviética (19%); un 13% provienen de América del Sur, un 7% de Europa central, 5% son de África y 3% lo son de Asia.

“Las víctimas de Europa oriental están diseminadas por toda Europa; las sudamericanas en determinados países y el conglomerado asiático registra cada vez más victimas y en algunos de los países europeos es el grupo más explotado”, apunta.

En Europa la mayoría de los tratantes declarados culpables son hombres, pero es cada vez mayor la participación de mujeres, porque “las consideran buenas para liderar la busca de víctimas”.

         México fue el primer país en poner en marcha este programa, Corazón Azul, y ahora le siguió España.

         La periodista mexicana Lydia Cacho resaltó que en el evento estuvieran presentes no solo las autoridades de Igualdad y de ONUDC, sino elementos de los cuerpos de seguridad español dedicados a combatir el delito de trata de personas y grupos sociales dedicados a rescatarlas.

         “Me siento muy bien de estar con Mira Sorvino y Belém Rueda, yo soy una periodista y activista, y a lo largo de diez años he seguido la pista de mujeres y niños abusados, en cinco años he investigado a las víctimas de trata con fines sexuales”, comentó.

         Recordó que en estos años siguió la pista de las víctimas y de los victimarios, de las redes de delincuencia organizada dedicadas al tema y a las organizaciones dedicadas a su rescate.

         “El corazón azul representa el sentimiento de dolor y tristeza, de desamparo que tienen las víctimas cuando son esclavizadas y no se sienten acompañadas o se han sentido traicionadas por las personas adultas que debían cuidarlos, por sus países y sus gobiernos que debían darles igualdad y trabajo, que las expulsaron y se vieron en la necesidad de viajar a otro lugar, a otro país, para buscar ese futuro posible, y ese futuro posible es la esclavitud”, dijo.

Consideró que esta campaña puede convertirse en un ejemplo para el mundo hispanohablante.

         La ministra Bibiana Aido consideró que esta campaña que, aparte de acciones concretas, reformas legales y provocar la conciencia colectiva con una campaña promocional que arrancará aquí en España, se busca que esto sea un programa global y gata cooperación entre Estados y organismos “porque la trata de personas es un delito que no entiende de nacionalidad”.

         “La trata esclaviza a las mujeres y niñas en el mundo, hablamos de violencia, secuestro, tortura, vejaciones, explotación laboral, explotación sexual, violaciones. Hablamos que sustraen a las mujeres de su entorno para obligarlas a ejercer la prostitución, que no constituye, como suele decirse, el oficio más viejo del mundo, lo que constituye es una de las formas de violencia más viejas del mundo y la única que ha perdurado a lo largo de siglos.

         Precisó que “la campaña pretende aclarar que las mujeres y las niñas o niños no están en venta, nuestra sociedad no está en venta”.

Comentarios