British Petroleum deberá pagar al gobierno de EU

jueves, 3 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 3 de junio (apro).- Estados Unidos enviará una factura por 69 millones de dólares a la empresa British Petroleum (BP) por los costos que han generado las labores de limpieza para contener el derrame de crudo en el Golfo de México, frente a las costas de Louisiana, anunció hoy el vocero de la Casa Blanca, Roberto Gibbs.

En conferencia de prensa, el portavoz de la Casa Blanca explicó que la medida se tomó en consonancia con la ley estadounidense contaminador-pagador.

El pasado 20 de abril una explosión en la plataforma Deepwater Horizon, propiedad del gigante petrolero BP, provocó su hundimiento y el derrame de 7 mil 400 barriles diarios de crudo, aproximadamente. Después de seis semanas del accidente, la firma británica ha gastado más de mil millones de dólares en su intento por controlar la fuga.

Esta es la primera factura que el gobierno de Barack Obama envía al gigante petrolero dueño de la plataforma desde que se desató el derrame, considerado el peor desastre ambiental en la historia de Estados Unidos.

Gibbs explicó que los 69 millones de dólares incluyen gastos del Departamento de Defensa por el desplazamiento de equipos de limpieza a la región.

Aunque el vocero de Obama no precisó si la petrolera tiene algún plazo para saldar esa deuda, señaló que British Petroleum tendrá que hacerse cargo de todos los gastos que se generen por la reparación de la fuga y la limpieza del combustible derramado a las aguas del Golfo de México. Además, deberá sufragar todas las indemnizaciones que sean necesarias a los contribuyentes afectados.

El anuncio fue hecho menos de 24 horas antes de que el presidente Barack Obama visite por tercera ocasión desde que se registró el accidente, las costas de Louisiana para supervisar las tareas de control.

Este jueves, BP logró cortar el ducto subterráneo del pozo dañado que origina la fuga, a mil 500 metros bajo el nivel del mar. La operación fue posible gracias a unas tijeras gigantes accionadas por robots.

La empresa confía en que esta operación permitirá colocar un embudo capaz de recuperar el crudo que sigue fluyendo para luego llevarlo a un barco en la superficie. En un plazo de 24 horas BP sabrá si la maniobra fue exitosa o resultó en un fracaso más.