Caso Copala: La Comisión Europea, fría y distante

domingo, 6 de junio de 2010

BRUSELAS, 6 de junio (apro).- Mientras la diplomacia finlandesa aumenta la presión para que el gobierno mexicano arreste y castigue a los agresores de los activistas Beatriz Cariño y Jyri Jaakkola –asesinados durante una emboscada mientras se dirigían a San Juan Copala, Oaxaca, el pasado 27 de abril–, la Comisión Europea ha evitado tomar cualquier medida que pueda afectar la relación con la administración de Felipe Calderón.

"No se comprometieron a nada concreto", declaró a Apro Omar Esparza, el esposo de Beatriz Cariño, tras un encuentro en esta ciudad con Pascale Wauthier y Alessio Cappellani, ambos funcionarios de la Comisión Europea, la institución que gestiona las relaciones de la UE con México y, por ende, la aplicación de la cláusula democrática del acuerdo bilateral vigente desde julio de 2000.

Esparza expuso que durante la cita los funcionarios le mostraron el comunicado que les transmitió la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México.

Fechado el 29 de abril, la SRE anunció en ese documento --al que tuvo acceso este corresponsal-- la creación de un "grupo de trabajo con embajadas de la UE en México", cuyo propósito, manifestó, era "dar respuesta" a las "inquietudes" europeas tras "los hechos" ocurridos en San Juan Copala.

En el mismo texto, la SRE expuso que esa "comisión plural" había viajado a Oaxaca el 28 de abril para entrevistarse con los secretarios estatales de gobierno, de justicia y de seguridad pública, y que en conjunto revisaron "puntualmente la situación de cada uno de los ciudadanos europeos involucrados".

"El gobierno mexicano --continúa el comunicado número 123 de la SRE-- lamenta profundamente el fallecimiento" de Cariño y Jaakkola, de nacionalidad finlandesa, y "reitera su pleno compromiso con la promoción y protección de los derechos humanos y con las personas, organizaciones e instituciones que trabajan legítimamente con ese propósito", por lo que se compromete con las autoridades europeas a "atender las demandas de información que el caso amerite".

Esparza comentó que tuvo que "insistir" a Wauthier y Cappellani en que su esposa y Jyri "fueron asesinados en un acto de violencia criminal", y que "no era un caso aislado como lo presentan las autoridades mexicanas".

Esparza, además, solicitó a los funcionarios que la Comisión Europea lo incluyera en las reuniones que sostienen sus representantes con el gobierno mexicano en relación al caso, ya que es una "parte afectada" y cuenta con "información de contexto".

"Se comprometieron a acercarnos con los responsables de la Comisión Europea en México, pero nada más, no me dieron ni una fecha para avisarme", lamentó el activista mexicano, que incluso consideró la actitud de Cappellani "fría y distante" respecto de la problemática social que él le planteó durante la conversación.

Cappellani, hasta hace poco jefe de prensa de la Comisión Europea en Túnez, es actualmente oficial de la Unidad de Derechos Humanos de esa misma instancia, en tanto que Wauthier es asistente de la Unidad para México, un puesto de soporte administrativo.

Terrorismo

Apoyado por las eurodiputadas finlandesas del Partido Verde, Heidi Hautala y Satu Hassi, entre el 22 de mayo y este 4 de junio Esparza estuvo en Finlandia, Alemania y Bélgica, en ese orden, para participar en diversos actos políticos de solidaridad con su causa y la de la familia Jaakkola.

En Finlandia, Esparza fue recibido por la madre de Jyri, Eva Jaakkola, que tomó la decisión de confiarle la tutoría legal del caso de su hijo a la Asociación Nacional de Abogados Democráticos de México, que también lleva el expediente de Beatriz Cariño, ambos ante la justicia mexicana.

Esparza participó en la Conferencia del Partido Verde Finlandés --que forma parte del gobierno nacional--, a la que asistieron unos 400 delegados. Su intervención, que duró 10 minutos, fue seguida con interés y emoción en la sala de sesiones.

"Les mencioné la importancia de que ellos mantengan viva en la comunidad internacional la preocupación por la situación de violencia que existe en México, y más cuando ésta ha tocado a uno de sus ciudadanos", contó Esparza.

Y continuó: "Les dije que admiraba el gesto de Jyri: en lugar de huir de la camioneta al momento del tiroteo, él abrazó a mi esposa de forma tal que ello le costó también la vida. Así nosotros necesitamos que Finlandia abrace a los mexicanos para que nos proteja de las violaciones a los derechos humanos que cometen nuestras propias autoridades".

Tales palabras las recogieron los medios finlandeses presentes en el evento, como el Helsingin Sanomat, el principal diario del país.

En un artículo del 23 de mayo, el periódico incluye además las declaraciones de Eva Jaakkola. En México, dijo, "muchos crímenes similares quedan impunes. Es importante hacer llegar el mensaje a los grupos armados mexicanos de que los crímenes no pueden quedar impunes".

Jaakkola confesó al reportero de ese diario que su hijo "conocía los riesgos, pero quería trabajar en México. Tuvimos una larga discusión de estos riesgos antes de su viaje", señaló.

En el mismo artículo, la eurodiputada Hautala subrayó que "es vergonzoso que, con frecuencia, para la UE los intereses comerciales vayan por delante de los derechos humanos". Y añadió que si el gobierno mexicano no responde de manera satisfactoria a las demandas europeas de respeto a los derechos humanos, "el acuerdo comercial debería congelarse, como lo permite la cláusula democrática del mismo".

El mismo 23 de mayo, el popular diario Iltalehti publicó informaciones parecidas, y se refiere a Ubisort (Unión de Bienestar Social de la Región Triqui) como el comando paramilitar vinculado al gobierno estatal de Ulises Ruiz que realizó la emboscada del 27 de abril. El rotativo finlandés emplea el calificativo de "grupo terrorista armado".

Presiones

El pasado 11 de mayo, la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, presidido por la eurodiputada Hautala, solicitó por escrito a la presidencia española de la Unión Europea (UE) que, durante la Cumbre México-UE que tuvo lugar el 16 de mayo en Santander, España, le demandara a las autoridades federales mexicanas "una investigación urgente, transparente, rigurosa e imparcial" del caso.

Durante la Cumbre UE-Latinoamérica, celebrada el 18 de mayo en Madrid, la propia presidenta de Finlandia, Tarja Halonen, abordó el tema en una reunión privada con Calderón, quien al final la invitó a México para que participe en las celebraciones del Bicentenario de la Independencia.

El 30 de abril, el gobierno finlandés había solicitado al de México una "investigación exhaustiva" del caso.

Además de lo anterior, este jueves 3 un grupo de europarlamentarios --liderados por Hautala y Hassi-- publicó una "carta abierta a las autoridades mexicanas sobre San Juan Copala y los asesinatos de Bety Cariño y Jyri Jaakkola".

En ella, los eurodiputados advierten al presidente Calderón que seguirán con atención "las condiciones de vida y humanitarias en las que viven los indígenas triquis asentados en la comunidad de San Juan Copala"; "las investigaciones judiciales que encabeza la Procuraduría General de la República para esclarecer los hechos del 27 de abril", así como "el curso de la caravana humanitaria convocada para el próximo 8 de junio", la cual pretende ingresar con alimentos a San Juan Copala.

Por lo tanto, los legisladores europeos exhortan al gobierno mexicano a "garantizar la seguridad" de la caravana del próximo martes 8 y "la seguridad personal de todos los sobrevivientes de la caravana del 27 de abril, así como de las personas y organizaciones que estuvieron inmersas en su proceso de convocatoria".

Solicitan también "actuar de manera diligente" para "eliminar" el "virtual estado de sitio" sobre San Juan Copala, y "acelerar las investigaciones criminales de estos hechos y sancionar adecuadamente y lo más pronto posible a los asesinos materiales e intelectuales".

Hasta este viernes 4 habían firmado tal comunicación 23 eurodiputados del Partido Verde y del grupo de Izquierda Unida, provenientes de Finlandia, Alemania, Francia, España, Bélgica, Austria, Grecia y Portugal. Se adhirieron al texto seis diputados más del Parlamento nacional británico, alemán y francés.

Una semana antes, el 27 de mayo, Hautala notificó a la jefa de delegación de la Comisión Europea en la Ciudad de México, Marie-Anne Coninsx, sobre su encuentro con Esparza en Finlandia días antes.

"El Señor Esparza --dice la carta-- me comunicó que la situación (en Oaxaca) es todavía peor (que hace un mes), y que las comunidades están más aisladas desde el reciente ataque (del 27 de abril). Él pide que la UE le solicite activamente al gobierno mexicano que evite más violencia y muertes".

Así, Hautala le solicitó a Coninsx "garantizar la seguridad de los defensores de derechos humanos en Oaxaca, de las familias y de los amigos de las víctimas de la violencia". "El señor Esparza está preocupado por la seguridad de su propia familia y de la familia de la Señora Cariño Trujillo", mencionó Hautala, quien puntualizó que "miembros de tales familias han sido seriamente amenazados".

Finalmente, la eurodiputada instó a Coninsx a que la UE ponga en marcha "posibles medidas que garanticen la seguridad en Oaxaca". Sin embargo, días después los funcionarios de la Comisión Europea en Bruselas no ofrecieron ningún apoyo concreto a Esparza.