Huelga en España contra recortes salariales de Zapatero

martes, 8 de junio de 2010

MADRID, 8 de junio (APRO).- Alrededor del 75% de los 2,5 millones de servidores públicos de España se sumaron hoy a la huelga de 24 horas en protesta  por los recortes salariales que forman parte del plan de choque para disminuir el déficit público del gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Las centrales Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT) difundieron el balance de la respuesta de los miles de funcionarios que se implicaron en el paro, aunque aseguraron que se garantizaron los servicios básicos, en particular los médicos y sociales.

Esta huelga de 24 horas es considerada como una prueba debido a que los sindicatos evalúan convocar a una huelga general para finales del verano, presumiblemente, después de agosto.

En las concentraciones de hoy se entonaron cánticos y consignas contra la decisión de Zapatero, de disminuir un promedio del 5% el sueldo de los servidores públicos, como parte de las medidas que le exigen los organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional.

Medios españoles develaron el cambio radical de postura de Zapatero, quien luego de defender una política con sentido más social, en dos días dio un salto opuesto para recortar los sueldos de los empleados, entre otras medidas, para tratar de recortar en 15 mil millones de euros (19 mil millones de dólares) el déficit entre este año y 2011.

Descubrieron que tras la llamada de la canciller alemana, Angela Maerkel y del presidente estadunidense, Barack Obama, Zapatero anunció su medida, que a nivel interno ha sido ampliamente criticada.

A ello se suma su indecisión sobre una ampliación de los impuestos a las grandes fortunas que primero anunció, pero tras días de debates, decidió aplazar “hasta su momento oportuno”.

Las protestas se repitieron en distintas ciudades de la geografía española, no solo en las ciudades grandes y medianas.

La secretaria de Estado de Función Pública, Consuelo Rumí, dijo que su estimación es que sólo 15,95% de los funcionarios españoles se sumaron a la huelga de hoy.

En una concentración en la puerta del Sol, en el centro de Madrid, el empleado público Alfredo González, explicó que su sueldo es de mil 200 euros al mes, con lo cual apenas logra sacar sus gastos familiares, “y con el recorte, no podré terminar el mes, desde días antes estaré sin dinero”.

Antonio Nuño, otro empleado, criticó a Zapatero, “porque se va por lo más fácil, recortarnos el sueldo a nosotros, cuando no tiene valor de darles ni una pequeña dentellada a las grandes fortunas, a los dueños de las grandes compañías. A esos ni los toca”.

Entre los empleados que soportaron el paro están los del sector administrativo, educación y hospitalario. El transporte público operó con normalidad, al menos en la ciudad capital.

Muchos de los huelguistas apoyaron la idea, cada vez más extendida, de que Zapatero convoque a elecciones anticipadas, por considerar su inoperancia para gestionar la crisis que vive España.

En algunos ayuntamientos de la comunidad de Madrid los servicios de recolección de basura quedaron paralizados.

En Barcelona, un grupo de trabajadores públicos en huelga bloquearon el acceso al puerto y provocaron una congestión de 4 kilómetros en la Ronda Litoral, dio a conocer el sitio web del periódico El País.

En otros puntos de Cataluña el paro se extendió al personal de los ferrocarriles de la Generalitat y en la televisión pública. En comunidades como Burgos y Cantabria, se sumaron los trabajadores de ferrocarriles (RENFE).