EU abre las puertas a disidentes cubanos

martes, 20 de julio de 2010

LA HABANA, 20 de julio (apro).- Estados Unidos se convirtió hoy en el tercer país que ofrece asilo a los 52 presos políticos y sus familiares que serán liberados en los próximos cuatro meses, como lo ha prometido el gobierno de la isla.
          Diplomáticos de la oficina de refugiados de la Sección de Intereses de Washington en La Habana (SINA) empezaron hoy a recibir a familiares (esposas y hermanas) de algunos de los “presos de conciencia” que aún se mantienen en las cárceles en espera de su liberación.
           Apro confirmó la llegada de por lo menos cuatro familiares de los detenidos en la primavera de 2003, acusados, en su mayoría, de ser mercenarios a sueldo del gobierno estadunidense y violar las leyes cubanas.
           Los encargados de la oficina de refugiados de la SINA valoran, según confirmaron los propios familiares, caso por caso, pero los diplomáticos dan la seguridad de que, en caso de aceptar el trámite, éste sería rápido y sin citas.
           Llamó la atención que la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba ofrezca visa a Diosdado González, sentenciado a 20 años de prisión, pues su esposa Alejandrina García dijo que hace 10 años le negó la posibilidad de refugiarse en el país del norte.
          “Tengo que esperar a que mi esposo salga de la prisión para consultarlo y decidir”, aseguró, y aclaró que al único país a donde emigrarían sería Estados Unidos.
          Estados Unidos se sumó a España y Chile en anunciar facilidades para que puedan emigrar a cualquiera de esos países. Unos 20 presos de los 52 que forman el primer grupo que será liberado, aceptaron viajar a España.
         A la fecha, ya se encuentran en Madrid 11 presos cubanos liberados, y mañana llegarán otros nueve.
          El pasado 13 de julio empezaron a llegar a Madrid los primeros siete presos liberados por el gobierno de Cuba.  
           En un primer vuelo de Air Europa llegaron Lester González, Omar Ruiz, Antonio Villarreal, Julio César Gálvez, José Luis García Paneque y Pablo Pacheco.
           El séptimo prisionero, identificado como Ricardo González Alfonso, llegó a Madrid en un vuelo de Iberia.
            Los siete disidentes cubanos tienen una larga historia como opositores en la isla. Lester González Pentón era periodista independiente y fue fundador del Movimiento Democracia y del Movimiento Alfa 3.
           Durante 20 años fue activista en el Partido Pro Derechos Humanos. Fue detenido el 18  marzo de 2003 y condenado a 20 de años de prisión.
           Omar Moisés Ruiz Hernández participaba como periodista independiente desde 1990. Fue detenido el 19 de marzo de 2003 y condenado a 18 años.
          Ruiz Hernández era uno de los 25 presos que se encontraban enfermos. Le fue diagnosticado anginas, trastornos en la presión arterial, triglicéridos altos, afección en la retina, espina bífida y trastornos digestivos.
            Antonio Villarreal Acosta fue detenido el 19 de marzo de 2003. Es economista y bibliotecario de profesión y tenía una sentencia de 15 años de prisión. El sufre de hipertensión arterial, retención de líquidos en las piernas, graves desequilibrios nerviosos e insomnio.
           Julio César Gálvez trabajó durante más de 20 años  en organizaciones periodísticas oficiales. En 2001 empezó a trabajar de forma independiente. Fue atleta y entrenador deportivo.
          Tenía una condena de 15 años de prisión. Dentro de la cárcel sufrió de hipertensión arterial, hígado graso, depresión, esclerosis múltiple degenerativa, trastornos digestivos y artrosis cervical.
          José Luis García Paneque fue cirujano antes de ser periodista independiente. Había sido condenado a 24 años de prisión.
         Pablo Pacheco Ávila estaba sentenciado a 20 años. En prisión sufrió de problemas renales e hipertensión, entre otras afecciones.
            Ricardo González Alfonso, al igual que sus otros compañeros, trabajaba en la isla como periodista independiente. Era el corresponsal en La Habana de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).
         González Alfonso editaba la revista De Cuba y fue uno de los fundadores de la Asociación Manuel Márquez Sterling. Fue detenido en marzo de 2003 y sentenciado a 20 años de prisión por “recibir dinero de Estados Unidos”.
          José Ubaldo Izquierdo Hernández, quien estuvo siete años preso, manifestó ayer su deseo de refugiarse en Chile para vivir con su esposa, sus dos hijos, un sobrino y sus suegros. Todos ellos también tendrían el permiso de entrada a ese país.
          “Le pedí al canciller que le diéramos la condición de refugiado político, residencia, visa de trabajo, y él accedió a esas peticiones”, confirmó el senador chileno Patricio Walker a los medios de comunicación en Santiago de Chile.
          En tanto, un grupo de por lo menos 10 presos se niegan dejar el país. La lista la encabeza Óscar Elías Biscet, de 49 años, un médico detenido en 2002 y 2007. Le otorgaron la “Medalla de la Libertad”, concedida por el gobierno de George W. Bush.
           Los otros presos que no quieren abandonar el país o por lo menos han manifestado su negativa de viajar a España, son: Eduardo Díaz Fleitas, Regis Iglesias Ramírez, Pedro Argüelles Morín, Librado Linares, José Daniel Ferrer, Arnaldo Lauzerique, Iván Hernández Carrillo, Fidel Suárez Cruz y Diosdado González Marrero.