Teme España por vida de catalanes secuestrados

lunes, 26 de julio de 2010

MADRID, 26 de julio (apro).- El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, confirmó la ejecución del francés Michel Germaneau, a manos de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), y de paso, activó la alarma en España, que continúa negociaciones para liberar a dos cooperantes catalanes de una organización no gubernamental secuestrados desde noviembre pasado al norte de África.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo desde Bruselas que España sigue trabajando para conseguir la liberación de los dos cooperantes catalanes de la ONG Acció Solidaria en Mauritania, Albert Vilalta y Roque Pascual.

Vilalta y Pascual fueron secuestrados en Mauritania el 29 de noviembre pasado por la misma célula de Al Qaeda que opera en los países del norte de África, principalmente en Malí, Mauritania y la región desértica del Sahel.

“El gobierno sigue trabajando con determinación, con compromiso, para la liberación de los dos ciudadanos españoles”, declaró el ministro antes de participar en el Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores de la Unión Europea, en Bruselas, difundió aquí su oficina.

De acuerdo con la agencia Europa Press Moratinos evitó decir si el asesinato del rehén francés en manos de Al Qaeda podría complicar la situación de los españoles.

Hoy el presidente Nicolás Sarkozy condenó el “bárbaro” homicidio y aseguró que el crimen será castigado, según difundió la agencia de noticias France Press. Según el cable noticioso, el mandatario francés dio a entender que Francia podría llevar a cabo una ofensiva contra la organización terrorista en el norte de Malí, en represalia por la ejecución.

El periodista Ignacio Cembrero, especialista en África y temas de terrorismo y procesos políticos en la región, publicó hoy en la versión digital de El País que el anuncio del presidente francés es una hipótesis que “preocupa a las autoridades españolas, que temen que cualquier iniciativa militar en el Sahel ponga en peligro la vida de los dos rehenes catalanes, Albert Vilalta y Roque Pascual, quienes el próximo jueves cumplirán ocho meses en cautividad”.

El sábado 24, la organización terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico anunció, en una grabación difundida por el canal de televisión Al Yazira, la ejecución del francés Michel Germaneau, secuestrado el pasado mes de abril en Níger.

El cabecilla de esa célula terrorista, Abu Musab Abdul Wadud, argumentó que la ejecución se llevó a cabo porque el presidente Sarkozy no logró liberar a su compatriota en una operación “fracasada” el pasado jueves 22. Con esta acción, advirtió, el mandatario francés “ha abierto, incluso sobre él mismo y sobre su pueblo, una de las puertas del infierno”.

Añade que AQMI, “como reacción urgente a la cobarde acción de Francia, ha ejecutado al rehén francés Germaneau con el fin de vengar la muerte de nuestros seis hermanos caídos en la deshonesta operación”.

El líder de Al Qaeda se refería a las acciones del jueves 22, llevada a cabo por Mauritania y Francia contra elementos de AQMI sobre territorio de Malí, en las cuales murieron seis presuntos terroristas, mientras cuatro más lograron huir, según difundió el gobierno mauritano.

La operación militar no logró ubicar al rehén francés en la zona donde actuaron, de quien carecían de alguna prueba de vida desde el mes de mayo pasado.

En forma paralela, Mauritania desplegó el pasado sábado otra operación –no relacionada con el rehén francés— en contra de la célula terrorista.

Germaneau y su guía argelino fueron secuestrados por hombres armados en el norte de Níger, cerca de la frontera con Argelia, aunque el guía fue liberado sano días después.

 AQMI puso como ultimátum a Sarkozy este lunes 26 para que fueran liberados militantes de la organización detenidos en África.

El rehén francés es el segundo asesinado por esta activa rama de Al Qaeda, luego de la ejecución, en mayo pasado, del británico Edwrd Dyer, de 60 años. Ambos estuvieron en manos de Abdelhamid Abu Zeid, uno de los dos cabecillas de AQMI, considerado el más sanguinario.

Los dos cooperantes catalanes están en manos de la otra rama de AQMI, que comanda el argelino Mokhtar Belmokhtar. Al respecto, la vicepresidenta del gobierno español, María teresa Fernández de la Vega, aseguró que los dos españoles que permanecen secuestrados “se encuentran bien”, e insistió que los secuestradores de éstos no son los mismos que los del ciudadano francés asesinado.

Comentarios