Cuba: Superando el "machismo-leninismo"

sábado, 21 de agosto de 2010

LA HABANA, 22 de agosto (apro).- En la inmensa sala del cine Yara, uno de los más grandes de Cuba, los espectadores van de sorpresa en sorpresa: “Era una mujer que se sentía atrapada en el cuerpo de un hombre”, se escucha y se ve la imagen, por primera vez en 22 años, del primer hombre al que se le hizo una operación de reasignación de sexo (de hombre a mujer) en 1988.

En 52 minutos, miles de espectadores que acudieron este jueves 19 de agosto a los principales cines de la capital cubana al estreno del documental En el cuerpo equivocado, de la realizadora Marilyn Solaya, reviven un polémico tema entre los cubanos sobre el trato a la homosexualidad en la isla.

Mavi Susel, su actual nombre, es una mujer de 50 años, obesa, casada, ama de casa, que vio frustrada su vida por el rechaza del machismo cubano. “Desde mi operación soy la mujer más feliz de la vida”, asegura en el documental que intenta, según su realizadora, ahondar en el tema de la diversidad sexual y la construcción de las feminidades y masculinidades, “para que el público tome conciencia sobre esa realidad”.

El documental no sólo está avalado y apoyado por el proyecto DocTV Latinoamérica, impulsado por el escritor colombiano Gabriel García Márquez, sino que tiene el visto bueno del Ministerio de Cultura y fue asesorado por la directora del Centro de Educación Sexual de Cuba (Cenesex), Mariela Castro Espín, hija del presidente Raúl Castro Ruz.

El filme forma parte de una amplia campaña de educación impulsada por Mariela Castro, una especialista en sexología de 47 de edad, que intenta persuadir a la población y a sectores oficialista del gobierno cubano de la necesidad de profundos cambios que se deben producir en una sociedad cubana caracterizada antaño por el machismo y la intolerancia hacia la homosexualidad y los transexuales.

El documental que se mantendrá en las marquesinas hasta fines de agosto, tiene como objetivo lograr que la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) apruebe el proyecto de Ley de Identidad de Género, que abarca todas las necesidades fundamentales que permiten el respeto a la dignidad plena de las personas transexuales.

Incluye la posibilidad de realizar el cambio de identidad, aún en las circunstancias en que no se realice la cirugía de “adecuación genital”.

         La campaña lanzada desde hace dos años por el Centro de Educación Sexual de Cuba tiene como objetivo también modificar el Código de Familia aprobado en 1975. Esta reforma prevé aspectos relacionados con la protección y el bienestar de las personas a partir de sus derechos humanos básicos y de sus responsabilidades sociales.

Castro Espín está convencida de la importancia social y el alto contenido humanista de la llamada Estrategia Nacional de Atención Integral a Personas Transexuales en Cuba,  sin embargo, asegura, es necesario que este programa quede plasmado en la legislación nacional y que las autoridades lo apliquen como política de Estado.

De hombre a mujer

Después de casi 20 años, el Centro Nacional de Educación Sexual logró que el gobierno cubano aprobara en 2008 las cirugías de cambio de sexo, tras una primera, la de Mavi, en 1988, que generó polémica en una sociedad que arrastra décadas de homofobia y machismo.

         Desde que se reanudaron las operaciones hasta julio pasado, especialistas cubanos han practicado unas 12 operaciones, todas de hombre a mujer, entre los 30 transexuales que optaron por ellas en la Isla.

Su nombre actual es Yiliam González, de 28 años de edad. Fue el tercer hombre en someterse a una intervención quirúrgica de cambio de sexo después de que una resolución del Ministerio de Salud de la isla volvió a autorizarlas tras más de 20 de interrupción.

Los argumentos de Yiliam para aceptar el cambio de su sexo son coincidentes con los argumentos de Mavi, el pionero en someterse a una intervención quirúrgica y protagonista del documental En el cuerpo equivocado.

Antes, dice en una entrevista con medios de comunicación extranjeros, era una mujer que me sentía presa en el cuerpo de un hombre. “Decían que la operación era riesgosa, pero le dije a mi mamá que yo prefería estar muerta o morirme en la sala de operaciones antes de seguir así. Le dije a mi mamá que no se preocupara porque si me pasará algo o moría, voy a morir feliz”

“Es un sueño hecho realidad. No somos monstruos, no hemos roto las normas sociales porque hemos querido sino porque somos así y debemos ser respetadas, detrás de cada una de nosotras hay seres humanos”, asegura Yiliam, el tercer hombre cubano que aceptó el cambio de sexo en el 2009.

Mariela Castro, directora del gubernamental Centro Nacional de Educación Sexual, confirmó a fines de julio que desde su creación como grupo en 1979, la actual Comisión Nacional de Atención a Transexuales ha recibido 122 solicitudes y, tras estudios multidisciplinarios, se han identificado 30 transexuales, de los cuales 26 solicitaron la operación.

En junio de 2008, el ministro de Salud Pública, José Ramón Balaguer, emitió la resolución 126, la cual autorizó operaciones gratuitas de cambio de sexo, llamadas de reasignación sexual, y el establecimiento de un equipo médico especializado para atender los casos de transexualidad.

En Cuba la asistencia médica a personas con diferentes preferencias sexuales no es nueva. En los setenta se presentaron los primeros ciudadanos que expresaron su deseo de cambiar de sexo. Solicitaron ayuda ante el Grupo Nacional de Trabajo de Educación Sexual, instancia perteneciente a la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), la cual cumple 50 años de haberse fundado, entonces liderada por la fallecida Vilma Espín, madre de Mariela Castro.

"Voy a seguir siendo optimista y decir que este año tal vez lo podamos lograr. Seguimos tocando puertas, a ver si podemos las personas LGBT (lesbianas, gay, bisexuales y transexuales) en Cuba celebrar nuevos avances”.

Mariela lleva a cabo una cruzada en Cuba contra la homofobia con el apoyo del gobierno cubano presidido por su padre Raúl Castro y la dirigencia del Partido Comunista de Cuba que encabeza su tío Fidel Castro Ruz.

 

rm

--FIN DE TEXTO--

 

Comentarios