Propone Obama Estado Palestino para alcanzar la paz en Medio Oriente

miércoles, 1 de septiembre de 2010

WASHINGTON, 1 de septiembre (apro).- El presidente estadunidense Barack Obama propuso la creación del Estado Palestino como condición para alcanzar la paz entre Israel y el mundo árabe en la región del Medio Oriente.
“Un Estado Palestino independiente y democrático, que viva hombro a hombro con Israel”, puntualizó Obama en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, luego de reunirse con el premier israelí Benjamin Netanyahu y el presidente de la autoridad palestina, Mahmoud Abbas.
A unas horas de relanzar las conversaciones de paz entre Israel y los palestinos después de dos años de impasses, el presidente Obama advirtió a los involucrados en las conversaciones --que serán encabezadas por la secretaria de Estado, Hillary Clinton-- que la única solución aceptable es la de establecer el fin a la ocupación de territorios palestinos que inició Israel en 1967.
“Reconozco que hay muchos riesgos de fracaso… pero Israel y los palestinos deben aprovechar esta oportunidad de conversaciones directas, pues si no lo hacen, nunca podría alcanzarse una paz duradera”, subrayó el presidente de Estados Unidos.
Antes de que restablecer las conversaciones de paz para el Medio Oriente, Obama, además de recibir en la Casa Blanca a Netanyahu y Abbas, sostuvo encuentros privados con Hosni Mubarak, presidente de Egipto, y con el rey jordano Abdullah II.
Estos últimos dos líderes son considerados por el gobierno de Estados Unidos como figuras clave para poder concretar cualquier acuerdo de paz entre el mundo árabe y el Estado judío.
La mediación de las pláticas de paz a cargo de Clinton y del exsenador demócrata George Mitchell, enviado especial de la Casa Blanca para el Medio Oriente, es un nuevo intento de Washington para alcanzar la paz entre israelitas y palestinos, tomando en cuenta los fracasos anteriores de los expresidentes Bill Clinton y George W. Bush.
“Estados Unidos no va a imponer nada”, aclaró Obama en la antesala del inicio de las conversaciones de paz, con el objetivo de dejar abierta la ventana de oportunidades a que la definición de cualquier acuerdo de paz sea conforme a los intereses de Israel y de los palestinos.
Tanto Netanyahu como Abbas se encuentran en posiciones muy difíciles para hacer concesiones o aceptar condiciones que conlleven a un acuerdo de paz.
Israel, además de renunciar a los territorios ocupados, debería también aceptar el fin de los asentamientos humanos en Cisjordania y sacar a los judíos que ya se encuentran viviendo en Gaza.
Netanyahu parece que llega a Washington con la anuencia de estar dispuesto a detener los asentamientos humanos. Abbas, por su parte, es considerado como un líder con autoridad para negociar un compromiso, pero hay dudas sobre su capacidad para implementar cualquier acuerdo con Tel Aviv que pueda ser aceptado y acotado por Hamas, la agrupación radical que se opone al reconocimiento de Israel como una nación.
El presidente Obama reconoció que la nueva ronda de pláticas de paz que inicia en Washington podría durar varios meses o un año, pero reiteró a las partes involucradas que no deben permitirse el error y fracaso de dejar pasar esta oportunidad para concretar una paz duradera.
En las negociaciones también estará presente Tony Blair, el exprimer ministro de Gran Bretaña, quien representa al llamado “cuarteto por la paz” del Medio Oriente, integradao por Rusia, Naciones Unidas, la Unión Europea y Estados Unidos.