Iglesia belga crea centro "especializado" para víctimas de abusos sexuales

lunes, 13 de septiembre de 2010

MÉXICO, DF, 13 de septiembre (apro).- El cardenal primado de Bélgica, André Joseph Leonard, declaró hoy que la Iglesia católica belga “está junto a las víctimas” de abusos sexuales que fueron cometidos por los propios miembros del clero, por lo que se creará un “centro especializado” para atender a dichas víctimas.
    Esta fue la respuesta de Leonard al informe que acaba de presentar, el viernes pasado, el psiquiatra Peter Adriaenssens, donde se da cuenta de 500 casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes belgas contra menores de edad.
En ese informe se señala que 13 de estas víctimas terminaron por suicidarse ya siendo mayores de edad, debido a que tuvieron daños psicológicos producto de esos abusos.
El cardenal Leonard dijo sobre los testimonios revelados en el informe: “Esas historias, y el sufrimiento que conllevan, nos hacen temblar”.
Aunque señaló que esos son “errores del pasado” cometidos por la Iglesia Belga. El caso más serio es el del exobispo de Brujas, Roger Vangheluwe, quien admitió haber abusado sexualmente de un sobrino suyo menor de edad, por lo que dimitió al cargo en abril pasado.
El cardenal Leonard, quien además es arzobispo de Malinas-Bruselas, anunció que la jerarquía católica de su país está dispuesta a acoger a estas víctimas de abuso sexual, por lo pronto, dijo, con la creación de un “centro especializado” donde recibirán sobre todo atención psicológica.
  Y señaló que, aparte de las sanciones civiles, el derecho canónico también impone sanciones a los sacerdotes que cometen este tipo de abusos:
    “Los abusadores se exponen a sanciones. Pueden ser apartados temporal o definitivamente de la Iglesia”, dijo.
      El anuncio de Leonard, de que se creará un centro para atender a las víctimas, de inmediato levantó protestas entre algunas organizaciones de derechos humanos, puesto que será un centro manejado por la propia Iglesia, que ha protegido a los abusadores.
    Lieve Halsberghe, portavoz de la asociación para los Derechos Humanos de Bélgica, dijo:
    “¿Cómo va a trabajar con garantías un organismo de ese tipo, si sus trabajos se harán en el seno de la propia Iglesia? Lo que hace falta es una organización independiente que atienda a las víctimas”.

Comentarios