Detienen en España a dos sicarios colombianos; se les relaciona con 200 asesinatos

martes, 14 de septiembre de 2010

MADRID, 14 de septiembre (apro).- La Policía Nacional española detuvo a dos sicarios colombianos relacionados con 200 asesinatos, secuestros y torturas en su país.

“Ronco” y “Pollo” se habían asentado en España con la intención de continuar con sus actividades como ajustadores de una “oficina de cobro” para los carteles de la droga de su país.

Detenidos en Valencia, los dos sicarios colombianos son considerados por la policía como los más peligrosos detenidos en España por su historial tanto como por su particular firma en sus sanguinarias ejecuciones, que consistía en clavar tres puntas en la cabeza a sus víctimas después de haberlas ultimado.

Se trata de Mauricio Alberto González Sepúlveda, “Ronco”, de 44 años, que figura en la lista de los más buscados del cártel de Envigado.

Fue un líder dentro del Bloque Héroes de Granada de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), sin embargo, tras la desmovilización de esa facción paramilitar, este sicario incumplió con los acuerdos para la aplicación de la ley de Justicia y Paz y continuó como líder de una “oficina de cobros” del narcotráfico denominada “La Unión”.

El segundo detenido es Henry Norberto Valdés Marín, “Pollo”, de 36 años, jefe logístico de la “oficina de cobros” de Las Tres Puntillas o La Negra, vinculada al cartel del Valle del Norte.

Esta oficina de cobro presta sus servicios criminales al mejor postor y dispone de un grupo de sicarios que se desplaza con frecuencia a otros países para ejecutar actos criminales.

Operan en ocho países y se le atribuyen, al menos, 200 asesinatos en Colombia, entre ellos el del futbolista Albeiro Usuariaga, El Palomo, en febrero de 2004, la muerte de dos agentes de inteligencia colombianos y el de una mujer cuyo cuerpo fue encontrado en una maleta abandonada cerca del zoológico de Cali.

La Policía española dio a conocer que gracias al intercambio de información con Colombia se logró saber que a raíz de la desmovilización de las AUC, varios integrantes de ese colectivo habían huido y se habían asentado en países europeos con la finalidad de establecer “oficinas de cobro” vinculadas a los carteles de la droga colombianos y se dedicaban al sicariato, el secuestro y la extorsión.

Justo a través de este mecanismo, la Oficina de enlace de la Policía colombiana alertó en el mes de junio de la posible presencia en España de Ronco y Pollo, vinculados a los carteles del Norte del Valle y de Envigado.

Los investigadores españoles lograron localizar y arrestar a Ronco en la localidad valenciana de Eliana, donde había contraído matrimonio de forma fraudulenta con una española, con la finalidad de obtener un permiso de residencia y posteriormente la nacionalidad española.

Pollo, que fue localizado y detenido en la ciudad de Valencia, recurrió a alterar sus huellas dactilares con el propósito de impedir su identificación.

Ambos fueron puestos a disposición de la Audiencia Nacional para que se proceda a su extradición por homicidio, tenencia ilícita de armas, torturas, tráfico de estupefacientes y secuestro.

Comentarios