Austria: Donaciones de Gadafi y Hussein a la ultraderecha

jueves, 16 de septiembre de 2010
 

MEXICO, DF, 16 de septiembre (apro).- La justicia austriaca investiga la sospechosa quiebra del banco Hypo Group Alpe Adria (HGAA) y oscura privatización del Buwog, institución dedicada a la vivienda de interés social.

Como parte de esa investigación, la policía cateó la casa de uno de los principales sospechosos, Walter Meischbereger, exsecretario del Partido Liberal (FPÖ), el cual fue liderado por el ultraderechista Jörg Heider hasta su muerte en 2008.

La policía incautó, entre otras cosas, el diario íntimo Meischberger.

Entonces la investigación dio un vuelco.

En dicho diario, Maischberger anotó hechos sorprendentes: que el líder libio Muammar Al Gadafi regaló 45 millones de euros a Jörg Heider; que en cada visita a Irak que hizo Heider, éste regresó a Austria con donaciones en efectivo; que el dinero fue usado durante las campañas políticas de Heider para sobornar a periodistas, políticos y policías de alto nivel; que no se pagaron impuestos; que el dinero fue llevado en maletas al extranjero y depositado en 12 cuentas de bancos del principado de Liechtenstein.

El reportero Florian Kleenk, del periodico Saleer, accedió al diario. Publicó partes de su contenido el 1 de agosto. Dejó fuera muchos nombres y los asuntos privados de Meischbeger.

Las notas de Maischberger desataron un escándalo.

La existencia del diario se puso en duda, pero la fiscalía de Viena dejó claro que sí existe y que está en su poder. Luego Maischberger declaró a la fiscalía que lo que escribió eran puros rumores. De todos modos, ésta lo tiene en la mira por un supuesto fraude al fisco y malos manejos en Buwoc.

 

Querido diario...

 

De acuerdo con el semanario Profil, Meischberger anotó en su diario que se enteró de las millonarias donaciones de Gadafi a Jörg Heider por boca de Franz Koloni, otrora jefe de Protocolo de Heider y su secretario cuando éste fue gobernador de la región de Corintia. Koloni le contó además que un policía de alto rango les cobraría 500 mil euros para que una importante funcionaria diera un “giro positivo” a la investigación sobre el Buwoc.

Koloni también le dijo a Meischberger que un hombre de confianza de Heider que debía administrar el dinero donado por Gadafi desapareció con 32 millones de euros.

Según el semanario Profil, Heider abrió durante su carrera política una serie de cuentas bancarias en Liechtenstein por las que hizo circular millones de euros. También afirma que de la existencia del dinero sólo tenía conocimiento un estrecho círculo de allegados.

El periódico austriaco Österreich aseguró que una de las tres personas que han tenido acceso a las misteriosas cuentas secretas de Heider es el actual presidente del Tribunal de Cuentas de Austria, Josef Moser.

La agencia EFE recogió el 1 de agosto las declaraciones de la fiscalía: “No hay duda de que Josef Moser era uno de los autorizados a firmar en las cuentas de Heider en Liechtenstein”.

Profil sostiene que Heider fundó docenas de empresas fantasma para evadir al fisco.

En el testamento de Heider no hay una palabra sobre ese dinero y su viuda afirma que no sabía nada y que no recibió un centavo.

            Pese a su ideología ultra nacionalista, xenófoba y antisemita, Heider se instaló en la vida política de Austria durante dos décadas. En 1989 fue gobernador de la provincia de Corintia. A comienzos de la presente década logró que el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ, por sus siglas en alemán) formara parte de la coalición del gobierno de Wolfgang Schüssel

Heider y algunos miembros de FPÖ formaron un nuevo partido llamado Alianza por el Futuro de Austria (BZÖ) con el que recuperó votos y poder político en las elecciones del 11 octubre de 2008.

Esa noche, Heider fue a celebrar los buenos resultados a un bar. Después subió a su coche. Mientras conducía perdió el control y se estrelló contra un muro. Murió al instante.

Un año antes del accidente, la justicia austriaca sospechaba que Heider recibió comisiones indebidas en la compra del Banco HGAA.

La historia del Hypo Bank está estrechamente ligada al gobierno de Carintia, que Heider encabezó desde 1999 hasta su inesperada muerte en octubre de 2008. Debido a la importancia del Hypo Bank, el gobierno austriaco decidió en diciembre pasado rescatarlo para evitar su quiebra.

         Las cuentas de Heider son también de especial interés para las autoridades alemanas que investigan la mala gestión del Bayern LB, que tuvo que asumir pérdidas de 2 mil 300 millones de euros por retirarse del banco de Carintia.

La agencia EFE informó el 1 de agosto que en el “caso Buwog”, la Fiscalía de Viena inició una investigación por una posible estafa contra el exministro austriaco de Finanzas Karl-Heinz Grasser, antiguo discípulo de Heider.

 

Amistades peligrosas

 

Sadam Hussein y Jörg Heider compartían el antisemitismo. De hecho, Heider hacía todo lo posible por mejorar la imagen de Hussein.

Heider viajó varias veces a Irak donde no se reunió con Hussein. Heider escribió en 2003 un libro sobre esos viajes titulado Como huésped de Sadam.

Según el diario de Meischeberger, Heider se hizo cargo incluso de llevar dinero del “hijo de Sadam Hussein” a Austria. El texto no especifica si el hijo era Uday o Qusay, ambos muertos en el ataque estadunidense a Mosul en julio del 2003.

Según el diario de Meischberger, Hussein dio a Heider entre 10 millones y 15 millones de euros. “Trajeron de Irak 10 millones de euros, probablemente 15", se lee en el diario.

La última visita de Heider a Bagdad ocurrió en enero del 2003, dos meses antes de la invasión estadunidense.

Según el periódico austriaco Der Standar, Saif al Islam, hijo predilecto y heredero al poder del coronel libio Muammar Al Gadafi, se hizo amigo de Gerald Miksha cuando ambos se conocieron en la Universidad de Viena, lugar donde Said hizo estudios de posgrado en economía. Miksha fue secretario particular de Heider en los años 90. Y fue él quien presentó a Saif con Heider.

Austria le concedió a Saif un permiso de estancia de dos meses. A éste le pareció muy poco tiempo, lo que provocó roces diplomáticos entre Austria y Libia. En represalia, el gobierno de Gadafi impidió la entrada de austriacos a su territorio. Con el apoyo de empresarios de Austria con inversiones en Libia y la influencia de Heider, Saif consiguió un permiso de estancia prolongado e incluso la posibilidad de llevar a sus dos tigres blancos a Viena.

Según el diario de Maischberger, Saif fue el enlace entre Heider y Muamar Al Gadafi, quien se convirtió en un mecenas del Heider. El texto de Meischberger afirma que Gadafi le regaló a Heider 45 millones de euros y que el dinero siempre fue entregado en efectivo, envuelto en plástico. Un allegado a Heider, que pidió el anonimato, confirmó ese dato a la revista Profil.

Meischberger señaló en su diario que una joven ucraniana de 22 años de edad, hermosísima, tras una fiesta en la mansión de Saif, tuvo un accidente de lo más extraño: cayó desde uno de los balcones de la mansión. La chica se llama Nadia B. y estuvo en coma varios días.

Según Meischberger, ello sucedió en junio de 2007 y el dueño de un importante emporio periodístico, cuyo nombre no apuntó en su diario, recibió un soborno para que la nota no fuera de primera plana y ofrecer la versión de que la joven subió a un árbol frente al balcón y cayó al vacío.

Como la joven estuvo en coma no pudo rendir declaración. Sobrevivió, pero no se volvió a saber de ella.

Saif tampoco testificó. El motivo: tuvo que salir de urgencia al extranjero para atender un asunto “muy importante”.

La policía austriaca interrogó a los guardaespaldas de Saif, quienes dijeron que no supieron nada, que no vieron nada y que no oyeron nada.

 

Desaparición misteriosa

 

Gerald Miksha, exsecretario particular de Heider, es la persona que podría saber si éste hizo depósitos bancarios en Liechtenstein. Pero está desaparecido desde 2004 junto con 32 millones de dólares que habría donado Gadafi.

Según el periódico Der Standart, Miksha, que tenía acceso a esas cuentas, vive escondido en Paraguay o Suiza.

En su diario, Maischberger escribió: “Heider quería buscarlo pero Mikscha mandó decir: ‘Si me amenazan haré público de dónde viene el dinero’”.

El pasado 8 de septiembre Florian Klenk, el reportero que accedió al diario de Maischberge, publicó un artículo en Falter, en el que asegura que Maischberger sigue bajo investigación y probablemente tenga que pagar varios millones de euros que le debe al fisco austriaco, e incluso puede ser encarcelado por dinero faltante y por los malos manejos en Buwog.

Heider siempre enfatizó en sus discursos una lucha a muerte contra la corrupción. Ironías de la vida: sus cercanos colaboradores y correligionarios de su partido están salpicados en escándalos financieros, cobrar comisiones indebidas y evadir impuestos. En su diario, Meischberger sostiene que Heider recibió de Gadafi 45 millones de euros que no declaró ante al fisco y con los cuales violó los topes de gastos de campaña que estipulan las leyes electorales de Austria.

 

mav

-fin de texto-

Comentarios