Cuba: cabildeo de los famosos

miércoles, 29 de septiembre de 2010

LA HABANA, 29 de septiembre (apro).- La primera bailarina absoluta de Cuba, Alicia Alonso, desde la isla, y el actor afroamericano Danny Glover, en Estados Unidos, son ahora las dos figuras preponderantes de una agresiva campaña del gobierno cubano para lograr que el presidente Barack Obama otorgue la “clemencia ejecutiva” a favor de cinco espías cubanos presos en la Unión Americana.

Las imágenes de la fundadora del Ballet Nacional de Cuba (BNC) y el actor de la afamada película El color púrpura aparecen cotidianamente en medios de comunicación de la isla, encabezan listas de famosos que firman cartas a Obama, participan en mítines o realizan visitas a los cubanos presos en cárceles estadunidenses.

“Quiero invitar al presidente de Estados Unidos a venir a Cuba al Festival de Ballet (22 Festival Internacional de Ballet de La Habana, el próximo 28 de octubre), junto a su esposa e hijas, a ver la belleza del arte, el amor y la vida”, expresó, el martes pasado, la bailarina y coreógrafa en un perfecto inglés, al participar en un mitin en la capital cubana.

Al pie del monumento a las víctimas del acorazado Maine, inmolados para servir de pretexto a la intervención norteamericana que frustró en 1898 la independencia de la isla, Alonso dijo estar horrorizada de “la injusticia de la justicia de Estados Unidos”, pues aseguró que mantiene encarcelados “injustamente” a cinco “anti-terroristas” de la isla.

Alonso hablaba así de Antonio Guerrero Rodríguez, sentenciado a una cadena perpetua más 18 años; Gerardo Hernández Nordelo, dos cadenas perpetuas más 15 años; Ramón Labañino Salazar, una cadena perpetua más 18 años; Fernando González Llort, 19 años, y René González Sehwerert, 15 años. Todos detenidos en 1999 en Miami.

Alicia Alonso agradeció a un grupo de cineastas y artistas estadunidenses, entre los que figuran Oliver Stone, Michael Moore, Danny Glover, Susan Sarandon, Benicio del Toro, Sean Penn, Bonnie Raitt y Ry Cooder, de sumarse a la iniciativa de enviar una carta al presidente Obama pidiendo la liberación de los cubanos.

“Es maravilloso como este grupo de gente intelectual, noble, ha escrito esa carta y tenido la valentía de darla a conocer y mandársela al presidente de Estados Unidos”, señaló Alonso, quien cumplirá en diciembre próximo 90 años de edad.

 

Carta de famosos

 

La directora del Ballet Nacional de Cuba se refería a una carta inédita de más de medio centenar de famosos artistas, cantautores y escritores estadunidenses que enviaron, el pasado 20 de septiembre, al presidente Barack Obama solicitando la revisión del expediente de los cinco cubanos presos en cárceles de Estados Unidos acusados de espiar para La Habana.

“Nosotros, los que suscribimos esta carta, actores y artistas estadunidenses, le pedimos que revise el caso de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, René González, Antonio Guerrero y Fernando González, internacionalmente conocidos como los ´cinco cubanos´, y que les conceda su inmediata libertad”, inicia la misiva firmada por un numeroso grupo de famosos.

La carta rubricada por Ry Cooder, James Cromwell, Susan Sarandon, Pete Seeger, Oliver Stone, Haskell Wexler, entre otros, señala textualmente:

“Estamos sumamente consternados de que los ´cinco cubanos´, quienes no cometieron ningún crimen contra Estados Unidos ni tampoco significaron una amenaza a la seguridad nacional de este país, llevan 12 años presos. Los cinco monitoreaban las actividades de grupos violentos de exiliados cubanos en Miami, actividades que han resultado en la muerte de miles de cubanos. Ellos simplemente estaban protegiendo a su país contra futuros actos de terrorismo”.

Continúa: “Presidente Obama, imagínese que ese terrorismo hubiese sido dirigido contra Estados Unidos. Nos preguntamos ¿qué hubiese sucedido si antes del 11 de septiembre un puñado de americanos hubiese infiltrado a los grupos criminales para alertar a Estados Unidos de ese inminente ataque? ¿Estaríamos como ahora difamándolos por sus acciones?

Y añade: “Nuestro gobierno es responsable de actuar con doble rasero. Mientras los cinco cubanos permanecen en prisiones federales, hay verdaderos terroristas –como Luis Posada Carriles y Orlando Bosch, quienes dirigieron la explosión de un avión cubano donde murieron 73 personas– disfrutando de refugio e impunidad en Estados Unidos”.

Los actores y escritores de Estados Unidos apelan al “sentido de justicia” del mandatario estadunidense y piden que otorgue a los cubanos una “clemencia ejecutiva” para que puedan regresar a su país, a sus hogares y sus familias.

 

Estrategia por tres vías

 

El gobierno cubano mantiene una amplia estrategia por tres vías: una campaña mediática con la figura de famosos, el contacto extraoficial con el gobierno de Obama y la vía legal ante la Corte Suprema de Estados Unidos.

El objetivo, según el exmandatario cubano Fidel Castro, es lograr, antes de diciembre del presente año, el regreso de los cinco espías a la isla.

Con la imagen de Alicia Alonso y Danny Glover, el gobierno cubano logró fortalecer e introducir su campaña a espacios mediáticos a Estados Unidos, algo imposible hasta hace unos meses.

Danny Glover, el actor de la película En un lugar del corazón, apareció el pasado 23 de septiembre en el noticiero estelar de la Televisión Cubana. En un amplio video, Glover critica el sistema judicial de su país. Narra su encuentro con Gerardo Hernández, uno de los cinco presos, en una prisión de alta seguridad de Victorville, California.

En el video transmitido a toda la isla, el actor afronorteamericano asegura que la única salida para creer en la justicia de su país es la liberación inmediata de los cubanos.        

El mismo día que apareció el actor en la pantalla chica cubana, el abogado de los presos, Leonard Weinglass, aseguró que mantendrán la vía legal y adelantó que el próximo 11 de octubre presentarán a la Corte Suprema un Memorándum de Ley a favor de Gerardo Hernández, condenado a dos cadenas perpetuas.

Y lo explica así: “Son tres las principales demandas que hacemos. La primera es que el gobierno de Estados Unidos se involucró en una mala conducta al pagarles a varios renombrados reporteros en Miami para que escribieran artículos con una naturaleza propagandística contra el gobierno de Cuba.

“La segunda demanda es más bien técnica. El gobierno tiene la estricta obligación de entregar cualquier elemento en sus archivos que hubiera podido ayudar a Gerardo Hernández en la defensa de su caso. Lo que no sucedió. En cambio, ellos ocultaron pruebas que hubieran demostrado su inocencia.

“Por último, hemos planteado que hubo una percepción errónea por parte del abogado de Gerardo Hernández sobre los principios de ley internacional por los que debió regirse este caso y que no tomó las medidas necesarias para asegurarle a Gerardo un juicio justo”.

Pero el abogado Weinglass no cree que la vía jurídica sea la única para lograr la liberación de los cinco espías cubanos. Y recordó, en entrevista con los medios el pasado 22 de septiembre, que varios agentes rusos y chinos arrestados por Estados Unidos por espionaje “fueron enviados a sus países o se le disminuyeron sus condenas”.

 

mav

-fin de texto-

Comentarios